domingo, 8 de junio de 2014

Puerto Rico Indie cumple 5 años.

Pasaron un montón de cosas cabronas en esos 5 años: 
Hagiografía en la memoria de muchos.
En el 2010 se parecía a esto; hoy es esto. Mató a Osama. 
The immoral cannot be made moral through the use of secret law”.


Twitter es mucho más que follow & retweet.


La inmolación que se sintió hasta en Egipto


Nanocintas de grafeno; materiales del futuro, hoy.


Un poema interactivo. Tremendo soundtrack.


Si las emociones no pertenecen al universo físico, ¿qué nos impide amar a un ser incorpóreo?”.


NPR visitó PR; le hicieron una visita a PRI.


“Yo sirvo”— El Bus Boy.



"[I]n the solstice song and app Björk connects gravity’s effects on the orbits of planets and the swing of pendulums with sounding musical structures."

"Self-portraits like this one document the state of the rover and allow mission engineers to track changes over time, such as dust accumulation and wheel wear."

"This is the Puerto Rico Senate and here we speak in Spanish, so I'll answer any question in Spanish. If I have to go to the United States I will speak English there, but not here." 
No puedo enumerar todo lo que pasó en media década. Esto es una muestra miope, curada por mí. 

Sigo el mejor blog de Puerto Rico desde noviembre del 2010; la huelga estudiantil estaba fresquecita en la flaca (fickle) memoria boricua. Y la gente estaba tan encojoná en el verano del 2010 como lo están ahora, en la primavera tardía del 2014. 

El blog ha crecido en tiempos difíciles: recesión, fundamentalismo en potencia, posguerra, 1,136 asesinatos en el 2011, corrupción en el gobierno, entre otros. Es fácil reaccionar a lo que pasa. La prensa local, cliente del gobierno en turno, reacciona. Puerto Rico Indie persiste, permuta; responde a lo que pasa con reseñas de cine, comentario social, arte, mirada y participación en la escena local, filantropía. 

El espacio—una cara de lo que es “Puerto Rico Indie”—persiste; insiste en apostar a una filosofía que funciona en tiempos de crisis: “Hazlo tú mismo, coño.” No ha caído en La Tentación (tan boricua como novelesca): regodearse en el “Ay, bendito.” 

PRI no reacciona. Más bien responde al zeitgeist—curando con buen diseño y buen contenido. De más está decir que esta combinación, diseño y contenido, está escasa. 

Feliz Cumpleaños, Puerto Rico Indie, y que cumplas muchos más (en serio, que cumplas muchos más).