sábado, 22 de septiembre de 2012

Pain[t]Ball

A Burroughs también le gustaba dar tiros
Hoy me sentí en casa,
En mi cuerpo.
Me dio la bienvenida
—sabe que no le doy pleitesía.

Hoy participé del fetiche del gatillo
—no aguantaba la sed por halarle;
Y alardear del lustre de mis cojones.

Hoy simulé matar
—le dejé un Pollock de paintball en la espalda a uno;

La próxima vez simulo un Kandinsky.

Carotenoid hues on clothing; 
Black & Blue ones on skin.

sábado, 15 de septiembre de 2012

Reseña: El Recreo de Ana María

Te muerdo y te conmuevo.
El trabajo de Ana María lo descubrí vía Wanted, exhibición del pasado mes de abril en la Galería Obra Alegría del Viejo San Juan; el mismo espacio que expuso El Recreo el pasado mes de junio. Ana María y sus bestias han cobrado un merecido protagonismo en el hipsterdom boricua. Yemayá, C787Studios, entre otros espacios, han dado a conocer sus obras a un público joven, burgués a regañadientes y de sensibilidades artísticas ... un grupo para quien está destinada una nueva unidad del Sistema Internacional de Medidas (SI): «el instagram» (Mientras escribo esto, tengo puesta una camisa blanca, su gráfico es una antigua portada de la Lolita de Nabokov ... soy un hipster). [Para continuar leyendo en Pernicious Press, favor hacer click aquí.]

jueves, 13 de septiembre de 2012

En el nombre de Kopimi: breve mirada a una nueva religión.

Vía Boin Boing.
Hace unos meses, en pleno contexto de SOPA, ACTA y PIPA, descubrí un artículo con el siguiente titular: File-Sharing Recognized as Official Religion in Sweden. El pichón de dickhead que soy, la febril lectura que hice de Rudolph Otto hace unos años, y las religiones ficticias de Vonnegut (Bokonism, The Church of God The Utterly Indifferent, entre otras), se encontraron en un crossroad neural; ello producto del consumo wikipédico. A raíz de este tríptico, digno de un fanboy de Sci-Fi de la posguerra, escribo este texto sobre un interesante fenómeno sociocultural –quizás la primera religión del nuevo milenio. Dudo mucho que sea la última: y es que si se agita un árbol amazónico lo suficientemente fuerte, caen al suelo cientos de especies de artrópodos; de la misma forma, si se agitan las placas tectónicas lo suficientemente fuerte, cientos –posiblemente miles– de oraciones, de diferentes credos e idiomas, suben a los cielos. [Para continuar leyendo en Cruce, haga click aquí]

martes, 11 de septiembre de 2012

Dickhead

Vía Wikipedia.
Hoy es 11 de septiembre del 2012. La muerte es una palabra inevitable - Allende y Bin Laden hasta por las orejas. El post de hoy se va pernicioso.

Hace tiempo que no posteaba algo endémico al blog; quería romper el hiato con un texto de Phillip K. Dick (pagina 128; The Exegesis of Phillip K. Dick; editado por Pamela Jackson & Jonathan Lethem, 2011):
Four nights before Pinky died, before we knew he had cancer -- I started to say, before he had been diagnosed as having a bruised rib -- he and Tessa and I saw a uniform pale light slowly fill the room. I thought the angel of death had come for me and I began to pray in Latin: "Tremens factos sum ego, et timio," and so forth; Tessa gritted her teeth but Pinky sat there, front feet tucked under him, and impassive. I knew there was no place to hide, like under the bed. Death can find you under the bed; everyone knows that, even little kids. And it looks bad.