martes, 13 de marzo de 2012

Un Archipiélago de Sonidos en Puerto Rico


La escena independiente y alternativa de Puerto Rico, tiene en Puerto Rico Indie un espacio comprometido con lo que los medios de comunicación convencionales ignoran - la calidad. Este espacio lleva más de dos años publicando material dedicado a la música y a las artes, ubicadas en el contexto de lo indie:
Si nos dejamos llevar por lo que dice la cultura pop contemporánea, indie es definido como algo underground, algo al estilo Do-It-Yourself (DIY); un movimiento que a través del tiempo se ha llamado de diferentes maneras: alternative, o punk, o counter-culture, etc. Surge de abajo, es decir, grassroots; el individuo creando para compartir con el colectivo. NO significa que no tengas contrato con una disquera o una casa de producción. Significa que la necesidad de transmitir un mensaje, por expresar y externalizar la pasión, sobrepasa cualquier otra motivación.
Este año el espacio lleva sus esfuerzos a una nueva etapa - gestión que da a los lectores una relación más íntima con artistas que han poblado sus virtuales páginas. Archipiélago es esta nueva gemación. El video musical y la entrevista da a Puerto Rico Indie y su noble gestión una nueva dimensión.

Por el momento, la serie tiene tres episodios.

Campo Formio

MIMA

Tach.Dé

Pasen por Archipiélago. Vayan de island hopping. Apaguen la radio y el televisor.

Nota: 
Cita tomada de la Misión de Puerto Rico Indie

miércoles, 7 de marzo de 2012

Un Panteón Macabro en La Respuesta: Homenaje, Nostalgia y Gozadera

Panteón Macabro* (La Respuesta, 19 de junio del 2011)
Un Panteón Macabro, en La Respuesta, provocó el lleno total con un pastiche posmoderno, un desfile sartorial y de tendencias estilísticas, dominado por quevedos pastosos y fedoras pajosas. Y es que lo ecléctico, lo contemporáneo y el nostálgico homenaje, constituyen el hipotexto del concierto – un refrescante bálsamo contra la sacarina normatividad que vomitan los medios de comunicación masiva. El jovial sonido de Macabeo y la legendaria elegancia de la Zodiac, se juntaron en un evento musical sin precedentes; posible, solamente, en el contexto santurcino contemporáneo. Dicho junte hubiese desembocado en un anatema musical en las décadas de los setenta y ochenta. Sin embargo, el 18 de junio, una nueva generación de híbridos entusiastas insulares – ¿post-cocolos / neo-cocolos? – bailaron la danza macabra de Macabeo, y gozaron del zodiacal y loiceño sonido de La Zodiac. [Para continuar leyendo la reseña, favor hacer click aquí. El escrito es una de varias colaboraciones que he hecho con la nueva revista digital Pernicious Press**.]

Notas:
*Tomada por Miguel Adrover Lausell
**Pernicious Press en Facebook