lunes, 28 de febrero de 2011

Poiēsis y Paidea (Revisited)



"Man only plays when in the full meaning of the word he is a man, 
 and he is only completely a man when he plays." 

- On the Aesthetic Education of Man,  Friedrich Schiller

Cuando era un chamaquito, para la época de Mask y Silverhawks, tuve una caja llena de juguetes. No recuerdo la mitad de los juguetes que habían en la caja. Sin embargo, recuerdo los olores, las texturas y el sonido vítreo de las piezas, mientras buscaba la deseada; todos éstos datos asociados a una caja roja de Legos. También recuerdo una colección de Teenage Mutant Ninja Turtles. Juguetes antropomórficos y juguetes para construir, re-construir y de-construir. También dibujaba mierdas todo el tiempo, casi siempre súper-héroes con enormes músculos. Mi mamá, en algún momento, tuvo que haber pensado que su hijo le salió maricón. Todo el tiempo con la mirada perdida, pendiente de los lagartijos y con 5 collares de tierra en el cuello.

Con el juego creamos, indagamos y descubrimos. El niño, debido su constante afán por jugar, es un creador sin pudor. Siendo adultos nos vigilan los legisladores de la cultura, nos da vergüenza: "Los juegos son para los niños." Me gustaría saber la opinión de Watson y Crick sobre argumentos como el antes mencionado:

"Using cardboard cutouts representing the individual chemical components of the four bases and other nucleotide subunits, Watson and Crick shifted molecules around on their desktops, as though putting together a puzzle."*

Muchos adultos reservan lo lúdico para complementar lo erótico. Para muchos, el juego 'debe' tener una gratificación orgásmica. El juego adquirió un papel utilitario, cosa que para un niño puede resultar completamente incomprensible. Por lo tanto, para muchos adultos, el valor creativo en la experiencia lúdica se aniquila, casi por completo, una vez se consigue el orgasmo: el genuino objeto del juego. A todo el mundo le gusta correrse, o venirse. El niño no conoce lo necesario que se convierte para un adulto morir pequeñamente. *[Por favor, perdonen mi casi involuntaria y anacrónica adhesión a Freud y sus discursos...]*

Para el niño, lo lúdico es un medio para hilvanar una realidad a partir de un flujo constante de datos sensoriales. El juego para el niño es fin y medio en si mismo; es filosofía de vida y apreciación estética. La realidad del niño es dinámica y maleable, pues la rigidez que proveen los 'axiomas socioculturales' aun no son significativos para su experiencia. De nada valen los limites y las reglas si interrumpen la cotidianidad de la niñez; el lúcido soñar en función del juego, y por ende, la creatividad. Siempre y cuando el entorno del niño provea buenas fuentes de referencia - estimulación sensorial a partir de juegos artísticos, películas, música, libros etc. - el juego formará parte fundamental de su desarrollo cognitivo y afectivo.

De esta forma, el niño es creador y juega constantemente. No debería sorprender su sed de conocimiento, su curiosidad. Si un sujeto, (en su eventual adultez, o inclusive, de forma precoz) a partir del juego y las mencionadas fuentes, se pregunta: ¿qué es la realidad?, se tiene un motivo de celebración. El simple hecho de tener alguna curiosidad ontológica vale más que meter 30 puntos en un juego de baloncesto, o una tarjeta de notas llena de A's.

¿Cómo convencer al niño de que los procesos didácticos pueden ser experiencias lúdicas? Si el placer para un niño yace en jugar, una actividad sedentaria como leer no es buena oferta. Pero, las preguntas existenciales, preguntas que a veces forman parte de toda una vida, muchas veces se manifiestan de forma natural si el aprendizaje y el juego tienen un seamless relationship. Jugar y leer serán dos caras de una misma moneda, una condición altamente deseada en casi cualquier contexto cultural. Visto de esta forma, el juego dirigido a dar cuenta de algún objetivo didáctico, se presenta como un verdadero reto, pero también como una gestión edificante y placentera.

¿Qué es la realidad? ¿Cómo podemos aprehender la realidad jugando? ¿Es posible aprehender la realidad? Para un niño, o para un artista, la respuesta a estas preguntas es positiva. El juego para el niño es medio y fin en si mismo. Una herramienta para la supervivencia, compartida con mamíferos de alto rango evolutivo. Para el creador o el artista, el juego nunca abandonó sus pulsiones. La experiencia lúdico-creativa (poiēsis en función de ludens) es el crisol con el cual el creador/niño/artista/científico maneja las frustraciones, el absurdo y los problemas ontológicos que acarrean la existencia. Si no caemos en ninguna de las categorías antes mencionadas, somos primates adultos ocupando tiempo y espacio.

Quiero hacer de la canción del anuncio de Toys R' Us un mantra.

Referencia:
Pray, L. (2008) Discovery of DNA structure and function: Watson and Crick. Nature Education 1(1)

Retuitéame

Mientras miro la pantalla de mi iPhone 4, mis pulgares se mueven* a las letras correctas, a las que necesito para poder redactar, hilvanar o tramar mi realidad. Y la realidad es que nadie sabe que puñeta es la realidad. En una parada del Tren Urbano, de forma random, le hice preguntas ontológicas a una doña con rolos y una bolsa de Payless. Me di cuenta de que descubrí uno de los pocos tabús que existen. Corro el riesgo de ser un amargado, y odiar a la gente (misantropía). Lo que pasa es que estas preguntas pesan. A veces quiero compartir la carga con alguien, como Frodo con su sortija, o Jesús con su cruz. Preguntar y criticar pueden ser tótems viables en una actualidad surreal, casi absurda, como la de #laisladedios.

*Nota: Me gustaría pensar que se mueven de forma autónoma, y poner adornos metafísicos, pero mi musa no es tan generosa.

jueves, 24 de febrero de 2011

Mind-fuck and naïve lyricism.

I have an image of perplexity
in my desktop,
a Penrose staircase.
Heidegger and Baudrillard
are kicking my ass.
Da-sein and Hyperreality
are volatile concepts.
Ideas way beyond my grasp.
Pero soy cojonú:
I'm gonna read
the whole fucking book!
Spilled, wasted words.
But, what else there is?
We are language
that wants to read itself...

Right?

miércoles, 23 de febrero de 2011

Zelda, hiperrealidad y la niñez

The Legend of Zelda (Miyamoto, Tezuka, 1986) cumple 25 años. Este dato temporal; ¿qué le dice a un geek de 20 a 45 años? El dato nos dice como la magdalena le dijo a Proust. Nos recuerda que los tiempos se pierden e insistimos en recuperarlos. Siempre llevamos de la mano al niño, o nuestras incertidumbres. Shigeru Miyamoto nunca soltó al niño, siempre lo agarró fuertemente. No es casualidad que el resultado sea tan literario.

Veo en The Legend of Zelda la primera épica en los juegos de video. Creo que hago eco de un grupo considerable de geeks. También veo en The Legend of Zelda: Ocarina of Time uno de los títulos más importantes en la historia de este medio alternativo. La música de Koji Kondo es igual de épica que la poesía visual de Miyamoto. Este medio alternativo de arte pronto llegará al medio siglo. Si el medio promete tener igual o más longevidad que el cine, es gracias a gestiones colectivas de arte como la que aquí se reseña.

Tenía 18 años y me regalaron Ocarina of Time. Link era Link, pero se movía como yo, en tres dimensiones. El cabrón me simula, ¡y hay fucking eco! La primera vez que escuché ecos salir de una pantalla de televisión, por lo menos de esa forma. Epona y los light arrows se convirtieron en un vicio igual de frecuente que las puñetas.

El juego me dijo que no tengo que sentirme como una mierda por ser diferente. Miyamoto se convirtió en una especie de fetiche ideológico que apunta a una filosofía de vida. Me prometí nunca dejar de jugar. Ese mismo año vi la película Dark City, fumé yerba por primera vez, y perdí la virginidad.

The Legend of Zelda, y su legado, es bien importante para mucha gente. Tanto es así, que muchos artistas contemporáneos tienen a los sages como musas. La siguiente imagen* - o compilación narrativa de imágenes - es el trabajo de artistas. Una buena forma de abordar el trabajo es a partir de lo que el lector entienda por cine, cómics, arte y fantasía. Es una obra que toma, en muy buena forma, diversos medios visuales** para re-presentar la épica de Miyamoto. Una verdadera belleza. Miyamoto la tiene enmarcada en su cuarto.

Gracias, Shigueru, por compartir tu niñez con el Otro.
Domo Arigato, Mr. Roboto.



Notas:
*Imagen vía Evan Ocasio y Jean Carlos Lausell
**Si el lector desea complementar la experiencia visual con excelente música, puede pulsar el enlace a un cortometraje.



viernes, 18 de febrero de 2011

The absurd and The New Yorker.

The Obama Administration and the Taliban: newyorker.com

"If giving peace talks a chance can decrease the violence and shrink the Afghan battlefield by twenty or even ten per cent, President Obama will have calculated correctly: even a partly successful negotiation might help create political conditions that favor the reduction of American forces to a more sustainable level. A Taliban-endorsed ceasefire, to build confidence around long-term talks supported by many international governments, might also be conceivable."

Bueno. Creo que es bastante evidente. Ya se debe estar comenzando a realizar una novela gráfica de Los Súper-héroes Moderados (A.K.A. Pussy Democrats). Obama va a ser el cool, hip, jive talkin', ill motherfucker, rethoric jab-jabber, dip·lo·mat·i·cal·ly rendering them sumisos. Hillary va a ser la white bitch that takes shit, but she's got my back, and so does her husband. Bill is such a horndog, that he's happy she's not around.

El soundtrack de la película sería el álbum nuevo de Braids* y audio de Lenny Bruce.

El narrador va a ser Fernando Arrabal. Jodorowsky el director. Una de las más famosas líneas lee: "Pericles era un pendejo, Diógenes el Cínico es un dios."

*Recomendada por @Arturo_Ulises

Nuevo Blog: Man vs. Argument

Reconozco que de Watson sabía muy poco. No fue hasta que un amigo, Roberto Febry, me comenta sobre la computadora, y unas ideas que el tenía para la primera entrada de su blog Man vs Argument. Su pregunta es bien interesante; ¿cuál sería la personalidad de Watson? Es una sola pregunta, pero se encuentra vinculada a muchos argumentos y problemas técnico-científicos que apenas la humanidad comienza desvelar. De forma amena, afable y educativa, en el breve ensayo se hacen varios perfiles de la famosa computadora. Siempre con un what if ? (esencial para la ciencia ficción) como parte de la meta-narrativa del escrito. Vemos en Watson el resultado de esta pregunta.

jueves, 17 de febrero de 2011

[Sex]ting with Self

I'm spreading ink
of loud mauves and yellows.
Obsessed
with colors, beauty.
I'm blowing words,
mantra-laced percussions,
seduced by rhetoric.
Words fall,
splatter the notepad;
a cringe worthy text
is the result.
I'm hearing,
multitasking,
writing,
more or less cognizant,
less than more ignorant.
I'm wrestling,
jugando de mano,
jeringando,
with the boy.
My toys are not tridimensional.
They are not made of plastic.
I'm a man.
Ideas are the object
of my ludic urges.
Knowledge is the blood
that rushes
at the service
of a phallic frontal lobe.
Getting off on ideas,
written by two thumbs,
perhaps the most rebelious
act against the absurdity,
the beauty,
of being a Man-Child.
"Si te tocas, ciego serás,
si piensas mucho,
te vuelves loco."

miércoles, 16 de febrero de 2011

Nightlands | 300 Clouds | Forget the Mantra

Una canción con sensibilidades electro-shamánicas que me recuerdan a A Sufi and A Killer. Después de haber escuchado la canción una vez, el título del álbum, Forget the Mantra, se convierte en una refrescante 'ironía'. Es impresionante. Te hace contemplar el discurso jungiano, del inconsciente colectivo, como un axioma. Las voces, los tambores, la lírica, en fin, 300 Clowds es alquimia sonora. Derrite y congela polos. Música en su más triunfal representación. Recomendada por @Arturo_Ulises:

Livianito | José Luis Moneró

No soy fanático de los boleros, pero la trompeta de Don Moneró era una jodienda. This song is a pure jolt of guaracha-happiness. Lo tenemos en nuestra híper-realidad, Don Moneró. Prohibido Olvidar. Gracias a Roberto Ortiz Feliciano por develar puro arte, que siempre estuvo ante mis rockeras narices. 


Hannah {Freelance Whales | Weathervanes | 2009}

Si en algún momento pensaste: ¿coño, por que no hay más xilófonos y banjos en la música contemporánea?, es por que no has escuchado Weathervanes (Freelance Whales, 2009). Este álbum va a saciar cualquier sed folky, pero también delivers sensibilidades electrónicas que dan un giro polifónico e interesante. Un sonido que en ocasiones puede ser rompe páncreas (I'm kind of sensing the early widths of a generational gap).

Las canciones son bien intencionadas, y en casos como Hannah, literarias. Subí el vídeo ya que dialoga, almost seamlessly, con la canción. Y es que Hannah es un texto híbrido. Es un cortometraje musical. La críptica canción, que también me parece poética y luminosa, es complementada por un excelente cortometraje.

La narrativa en la canción, a priori a las imágenes en YouTube, es fantasmagórica. También se sugiere como prístina, justificándose con notas de xilófonos. Si sabes que existe el álbum Funeral (Arcade Fire, 2004) y la película Where the Wild Things Are (Spike Jonze, 2009), las comparaciones van a ser difíciles de evadir.

Sin embargo, no importa el formato, Hannah inserta lo onírico y lo metafísico con más agresividad que Wake Up, no cual no considero como un pecado. Una vez la canción se funde con las imágenes, estoy en el cine. Refreshingly beautiful: 

martes, 15 de febrero de 2011

Tautología (Post-modern Dandy II)

Olivetti Valentine, 1969

¿Por qué la simulación misántropa
cuando quieres
que todo el mundo te vea?

Quiero
una Olivetti,
una Victor Talking Machine,
discos de pasta…

Una especie
de amor torcido tienes
por el humanismo.

¡Te dedicas himnos a ti mismo!

Tu Ser
es tu ideología.
Te jodiste,
quieres ser poeta.

Te enamoraste de Baudelaire,
de Baudrillard, Proust,
Arcade Fire

¿Qué puñeta es Arcade Fire ?

lunes, 14 de febrero de 2011

Mea Culpa (Pardon my French)

Mes chagrins sont risibles.
J'ai à besoin des couilles.
Les mots ne sont pas utiles.
Le plaisir et l'art
sont les banals caprices
d'un prolétariat portoricain.  
Maintenant, je voir la vie
comme un homme
qui prendre dans ses bras
la culpabilité d'être.
Cet homme a peur de laisser
la culpabilité, parce que la mort
et sa visite, sont inévitables.
La culpabilité et la vie
ont la même condition,
le même devoir.
Si je laisse la culpabilité,
la nihilité c'est une possibilité.
La vie nihiliste
c’est une chanson subversive,
qui m'appelle,
mais la culpabilité que je prends,
que j'adore comme un enfant,
mon dit:
"Vous n'avez rien,
si vous me laissez."

sábado, 12 de febrero de 2011

Giro Lingüístico

 Claivoyance (Magritte, 1936)

Una carga de palos existenciales,
una pela hasta dentro del pelo...

Me sobo el canto
marcado por el impacto
de una mano que cortó el viento,
de canto.

Un knifehand strike
en la comisura central,
en el ecuador del encéfalo,

en el cuerpo calloso;
frontera entre la pájara
y el falo,
diestra y siniestra,
izquierda y derecha.

Escisión y brecha,
maniqueísmo redundante,
ánima y animus.

Me creo que soy y estoy.
Me quiero ajumar
con perplejidad...

Quiero pensar que la mano
que va de canto,
la que impacta,
es mía.

Me sorprende el resultado:

cerebro y mente
no es lo mismo,
pero soy, hoy
el texto...

¡Soy la perplejidad!

Post-modern Dandy



Falling notes
stimulate my inner ear.
Broca's brain is erect.
Bukowski whispers,
in my other ear,
words that speak of detritus,
language as exorcism.

Baudelaire speaks of cats,
mythical zoophilia.
Rimbaud laughs,
a tormented enfant terrible,
pointing his finger
at a protracted man-child.

Music spews from folky throats.
The metalanguage of my being,
translated to written words.

Xylophone notes and banjo spells,
caress the convolusions
of my temporal brain.
Breathable fluid molecules
flood my consciousness.

Tropical, absurd,
dystopic surroundings,
are blurringly made visible.
The veil is lifted,
the mimetic dream
is revealed,
as The Real...

My mind is my shelter.
Music and love
are the makings of my roof.

I'm fucked.
I believe in love,
art and beauty.
I hate my love for Love.
Reason, logic and sense
are bullies.

My hate
is the symphony
of their voices.
I'm struggling
against la morte
de ma jeunesse.

jueves, 10 de febrero de 2011

La Muerte, la guerra y la poesía audiovisual: Apocalypse Now (Coppola, 1979).



"I love the smell of napalm in the morning"
- Lieutenant Colonel Bill Kilgore

La música y el cine dialogan de forma mística y con un matiz poético en Waiting in Saigon, capítulo introductorio de Apocalypse Now (Coppola, 1979). La psicodelia de Jim Morrison, de la cual me cansé hace unos años atrás, habla de la sombra jungiana, que también se poetiza en el cine contemporáneo (Black Swan, Antichrist, entre otras).

Aunque pretendemos esconder debajo de la alfombra del subconsciente nuestras pulsiones, aún se percibe el relieve de un fálico sable. No podemos tapar el cielo con una mano. Es casi imposible reprimir el hecho de que la muerte y la guerra, muchas veces, son la materia prima de la mejor ficción, de nuestros sueños y ansiedades.

Puse la película después de jugar gotcha en Carolina. La Torre de Font, a lo lejos, se veía fálicamente erguida mientras docenas de hombres (y niños) comparaban las dimensiones de sus piti-yankees y burgueses gónadas (el 'deporte' de gotcha es carísimo). Muchos de ellos con películas de Rambo e imágenes de Black Ops en sus mentes. Yo entré al field con mi visión romántica de la guerra, con imágenes de Deer Hunter y Apocalypse Now. Nunca he sido muy optimista con mis habilidades lúdico-bélicas (deportes), sin embargo, todavía quedan vestigios adolescentes de comparar dimensiones genitales.

En el juego imitamos la guerra aún cuando nos estremecemos con su posibilidad a escala global. ¿Por qué? La gloria y su aprehensión, hipérbole emotiva de lo épico, son el motor detrás de un riesgo, a veces voluntario, a morir.

Siempre hemos estado en guerra aunque la cartografía geo-política se actualice cual imagen de la Tierra en Google Earth. El texto ha dado cuenta de esto. La ficción, ya sea literaria (comics, SF, literatura universal) o cinematográfica, romántica o naturalista, está disponible como documento que podemos re-visitar. Documentos que re-cuentan como lo haría corresponsal o un reportero bélico: "I believe in The Last Son of Krypton. And no story rings more true than the one in All-Star Superman. This comic book, here collected in a gorgeous hardcover edition, saved my life. It taught me that because someting is fiction doesn't mean it's a lie."* - Marlo D. Cruz-Pagán (@Arturo_Ulises en twitter)

Podemos examinar nuestra obsesión milenaria con la guerra, y los síntomas que a veces identificamos como la condición humana, a través de la ficción. El cine y la literatura cuentan con una amplia gama de posibles estudios de caso, aunque la historia "[...] en aras de legitimarse como "científica", ha perdido de vista su íntima conexión con la imaginación literaria."**

Los textos siguen dando cuenta del persistente amorío entre la poesía y la guerra, aunque el naturalismo salte de las pantallas, o las páginas, y le grite al expectador-lector: "La Guerra es una mierda, te acerca a La Muerte." El sabor de la gloria y la condición biológica se funden en nuestra apreciación estética de la guerra. Estamos dispuestos a ignorar su fea cara.

El hedor de un cuerpo humano, podrido, y con un agujero del tamaño de un puño en la cara, pocos lo conocen. Sin embargo, mórbidamente jugamos Call Of Duty, vemos vídeos de WikiLeaks, jugamos gotcha, escuchamos Holiday in Cambodia e idolatramos a Marlon Brando.

Todavía insistimos en conservar el espíritu bélico y épico. Creemos en los Campos Elíseos, en el triunfo.

Waiting in Saigon es un poema de nihil, fuego y detritus. Un poema de mierda y sangre. La ficción audiovisual nos presenta, poéticamente, la verdad de la guerra. Pero, seducidos mórbidamente, seguimos viendo la película. Sabemos que nos espera un réquiem de la nada. Jim Morrison nos dice irónicamente: "This is The End." Sin embargo la película apenas comienza.

Con esta introducción, una de las mejores en la historia del cine, no podemos esperar a ver el sacrificio del toro, imagen que vierte sangre y mierda.



Referencias:

 * The Nowhere in the Middle (Blog), por Heather McCormack
** Carlos Pabón | Nación Postmortem: Ensayos sobre los tiempos de insoportable ambigüedad. | 2002,  Ediciones Callejón, San Juan, P.R., pp. 181.

domingo, 6 de febrero de 2011

Récord Audiovisual de los Cojones Egipcios



Las imágenes en el vídeo pueden ser crudas. Hago la advertencia para quién se aventure a leer o ver el vídeo. En resumidas cuentas, lo que parece ser una persona joven, es asesinada vilmente por la policía egipcia. Durante la duración del vídeo, se pueden escuchar detonaciones, explosiones, gritos, silbidos, en fín, una sinfonía de ira, violencia y confusión. Estremecen las voces de personas que han decidido levantarse en contra de un gobierno que lleva 30 años con la bota en el cuello. Voces que, para la perplejidad de muchos, no se encuentran vinculadas al ya familiar discurso fundamentalista, la única óptica con la cual, de forma miope, el Occidente ha contemplado la cotidianidad del Medio Oriente:

"What cannot but strike the eye in the revolts in Tunisia and Egypt is the conspicuous absence of Muslim fundamentalism. In the best secular democratic tradition, people simply revolted against an oppressive regime, its corruption and poverty, and demanded freedom and economic hope." - Slavoj Žižek *

Es una lamentable situación insertada en una actualidad, para muchos post-histórica, para otros absurda, aún así, celebremos los cojones de los egipcios. 


* Referencia (compartida por @Arturo_Ulises en Facebook y Twitter):
 Why fear the Arab revolutionary spirit? (Slavoj Žižek, 2010)
 

Plástico (Rubén Blades/Willie Colón, Siembra, 1978)



"Una raza unida, la que Bolívar soñó."

El siguiente ejercicio (que confieso, puede, a su detrimento, ser tautológico) se hace con el propósito de contemplar la actualidad de forma divergente, usando una canción de salsa como texto. Derrida y Baudrillard me van a halar los pies al dormir hoy por la noche.

Comienza con una exquisita porción setentosa, sutilmente percusionada en toda su duración, que te puede llevar bailar disco en tu casa, en el 2011, mientras tu esposa duerme en el cuarto... de momento, escuchas como se vierte la salsa, la percusión, la fucking trompeta, la voz de la bestia de Rubén Blades y la genialidad de una, discursivamente rica, canción. No pueden faltar las cuerdas y las referencias a lo que pudieran ser guaynabichos o reggaetoneros.

El Plástico (al ver el título de la canción, se me hace difícil no pensar en Plastic Beach), el simulacro, pero visto desde una perspectiva latinoamericana de los años setenta, cargada de decimnónicos y bonitos rendimientos a la utopía.

Se quiere a una Nicaragua sin Somosa y las caras se homogenizan en una pan-ideología boliviariana. Un simulacro que denuncia otro simulacro. El risible caso del burro que le dijo orejón a un conejo.*

El fondo y su razón, la escencia sugerida en la canción, es una totalizante idealización de la identidad y lucha Latinoamericana. Poesía para los baby boomers, especialmente cocolos izquierdistas que pudieran ser nuestros padres.

Hoy es común, para nada subversivo, quejarse de nuestros síntomas contemporáneos (ej. globalización, laissez-faire, fetiche de bienes), pero los únicos que tienen cojones para hacer algo más que quejarse están en el Medio Oriente, haciendo días de ira. Plástico es una bella obra de arte sonora, aunque Blades nos reprenda y nos diga que hechemos pa' lante, y que se ven las caras pero nunca el corazón.

Rubén Blades transmuta a una especie de Baudrillard cocolo y ajuma'o describiendo un plástico que simula, censura o desplaza una 'realidad' (escencia). Pero el plástico es vulnerable al calor de un sol, o los brillantes destellos de una ideología ilustrada.

Queda en el oyente consumir su discurso decimonónico para tratar de gestar una utopía. O muy bien pudiera encontrar belleza en la canción, gozársela y saber que las utopías no sirven para frenar la distopía, en la que vivimos.



Notas:
 * lo hacen, saben lo que hacen, pero anyways, lo siguen haciendo (parafraseando a Slavoj Žižek, o a Marx, o a alguien de la Escuela de Frankfurt, ¿será Gramsci, o Carlos Pabón citantdo Slavoj Žižek en The Sublime Object of Ideology?).

jueves, 3 de febrero de 2011

Je suis un morceau de merde

Piero Manzoni (1961)

I'm a piece of shit,
soy un mojón,
y me doy el lujo
de sentirme
como una mierda.

Soy una mierda,
peor aún,
soy inerte,
no me atrevo a huir,
no tengo cojones para irme.

Soy una mierda,
i'm scared shitless of life,
I am aware of my cowardice.
Estoy harto de ser
y no me atrevo a dejar de ser.

Soy una mierda
por que mis demonios
son los de un adolescente.

Soy una mierda
por que tengo la fatiga
de un septuagenario.

Niño pubescente,
Viejo senil,
hombre de mierda.

Soy una mierda
por que necesito
sentirme como una mierda.

Quiero legitimar
mi condición.
Quiero nutrirme
del detrito.

Un cropófago satisfecho,
un adicto a los tropos,
y a las metonimias;
extremos de flagelos.

Soy una mierda
y quiero hacer lírico
éste hecho.

Soy una mierda
por que siempre
hay espacio
para la masturbación.

Un narcisista
con la cara manchada
de mierda
y la espalda marcada,
con heridas, razgadas con
tropos, metonimias
y metáforas
que no cierran.

Insisto
en dibujar mis síntomas
con lenguaje.

Mi ser es un ano,
lo que aquí se escribe
es la mierda.

miércoles, 2 de febrero de 2011

Le Voyage dans le Lune (Méliès, 1902)

video 
Le Voyage dans le Lune (Méliès, 1902)

La primera película de ciencia ficción, inspirada en textos de Julio Verne y H.G. Wells, ya tiene más de cien años. No es fácil ver una película centenaria, comentada en francés o en inglés francófono casi imposible de descifrar. Vemos la película con la óptica híper-tecnológica de la actualidad. La apreciación del filme como texto y legado cultural no es fácil. Sin embargo, relativo a su época - la Era Victoriana - la película rompió con paradigmas estéticos y fundamentó nuevos sistemas, conceptuales y técnicos, vigentes por gran parte del siglo XX. El texto es significativo y merece la pena revisitarlo. 


Las subjetividades decimonónicas de Europa occidental le tenían velas prendidas al legado de la Ilustración, a la modernidad y a su marco teórico positivista. El director, que también fue protagonista y productor del filme expone, de forma lúdica e irreverente, hace una crítica a la legitimación del establishment científico. Con ésto no quiero decir que el cineasta o la película es posmodernista, sin embargo, si se puede hacer el argumento de que el cine, desde sus albores, trae consigo muchos de los ingredientes que subvirtieron y generaron rupturas epistemológicas, que aún reverberan. Y es que esta constante re-formulación y re-estructuración discursiva en el arte tuvo como resultado, 100 años después, una gran cantidad de películas que impactaron en gran medida, ya sea por los sesgos ideológicos expuestos, o por las proezas técnico-científicas, las perspectivas de sus consumidores. El imaginario a raíz de éstas películas o textos nutre la construcción de una híper-realidad.

La ciencia ficción es mitología que se vierte en sistema de significados y significadores a una velocidad cada vez mayor. Probablemente éste es el destino de toda obra de arte de carácter trascendental. ¿Qué se comentará de Children of Men (Cuarón, 2006) en cien años? ¿Y de Avatar (Cameron, 2009)?




martes, 1 de febrero de 2011

Elucubraciones de un Proletariado (tumblr)

Elucubración #10 (Ratzinger's Dreams)

Casi un año de errático e intermitente bloguear ha sido un ejercicio de psicoanálisis masturbatorio con dos potenciales resultados: 1) llegar a un 'cul de sac' existencial o 2) una exacerbación de psico-patologías latentes. Cualquiera de las dos posibilidades - que en el futuro pudieran ser más, ya que no pienso dejar de bloguear -, son recibidas sin reparos, pateletas o arrepentimientos. Todavía no se que puñeta es el ser humano y muchísimo menos lo que soy yo. Sin embargo, aún con elucubradas presunciones académicas, desprovistas de rigor académico, he podido describir mejor mis ideas. Más que un blog personal, pseudocuasipensamientos es un bitácora de vanidad y narcisismo. Una masturbación de ego híper-textual que comenta sobre quién soy; más que un trabajo, un título académico o un profile de Facebook. 

El blog, su contenido y su autor han sido la musa, accidental o intencionada, de Fernando Guzmán Lausell. Gran parte de lo que se comenta aquí surge del intercambio, en muchas ocasiones dialéctico, con amigos y familiares. Algunos aquí en la isla, otros en la diáspora. Una tarde desempleada y una mente nutrida de ideas a medio digerir, fueron los ingredientes que hicieron posible la foto colgada. Su autor, Fernando Guzmán, con una aplicación en su teléfono, generó un comentario y me la envió por mensaje de texto. Vino acompañada de un mensaje que leía: "Es una de cien". La foto y el mensaje provocó una risa catártica y una sensación de desnudez. Un retrato de mi persona que dice mucho más que cualquier autorretrato. 

De forma lúdica comenzamos las primeras elucubraciones. Marlo Cruz-Pagán (@Arturo_Ulises) me recomienda publicar las imágenes en un tumblr. Decidí titularlo Elucubraciones de un Proletriado, como una especie de destilación satírica de mi ser, paralela a mi blog. En éste blog pretendo que la irreverencia y la subversión sean el discurso. Me voy a dar el lujo, gracias a Fernando y a Marlo, a no tomarme muy en serio. De vez en cuando es bueno coger una borrachera de absurdo.