martes, 25 de enero de 2011

Woody Allen, Osvaldo Budet and Puerto Rican Identity


What is a Puerto Rican? No easy answer can be given to this centuries old question. A complex and heterogeneous mixture of West African, Mediterranean and Amerindian ethnicities cannot account for 500 years of dialectical oscillations. Many historical dynamics made possible the utterance of words like 'boricua' or 'niuyorican'. 'Puerto Rican' is as elusive and inapprehensible as 'art'.

For puertorican artists and academics, this condition is valued and cherished.

National identity can be a psychological burden in need of constant clarification and justification. For Osvaldo Budet, this 'burden' is his muse. If there is such a thing as a puertorrican identity, Budet has tapped many of its psychoanalytically arcane particularities in his art.

Bilingualism, multiculturalism and cinema, are cultural and esthetic means that make possible the cath[art]ic  value of his work. His diasporic symptom and cinematic appreciation are evident in oeuvres like My First Time with Obama (2009) and Jayuya 1950.

In light of the aforementioned argument, it can be said that Allen’s Zelig has been creatively assimilated by the puertorican artist.

Puetoricans deal with many of the discourses exposed on this film. The protracted condition of colonialism, eventual migratory movements and a passionate thirst for recognition, have given puertoricans, boricuas and niuyoricans alike, a chameleonic ability worthy of Zelig's envy.

Budet and his work speak volumes to a generation of artists that share his 'burden' and symptoms. A generation that progressively embraces the malleability of their ever changing condition.


domingo, 16 de enero de 2011

Welcome to Costco, I love you.

Decano de la Facultad de Derecho Antonio 'Chuchin' Soto en el 2025

En Idiocracy (Judge, 2006) se presenta una sátira distópica que muy bien pudiera arrojar luz a lo que podemos esperar de Puerto Rico en un futuro no muy lejano. El filme - adherido sabiamente a la musa de Woody Allen (Sleeper, 1973) - es una Cassandra contemporánea. Nadie le va a hacer caso. Por lo menos cumplí con mi responsabilidad pedagógica al utilizar la producción en mi clase de Ciencias Ambientales.



"Desafortuñadamente" (grafiti anónimo en las calles de Puerto Rico, c. 2010) la Universidad de Costco, representada genialmente en la película, pudiera ser la Universidad de Puerto Rico.

Idiocracy sugiere a un Estados Unidos en el siglo XXV, pero realmente representa a Puerto Rico en los albores del siglo XXI. Es una veraz y fiel representación de Puerto Rico en los primeros cincuenta años de éste siglo.

sábado, 15 de enero de 2011

El Quijote, Myshkin, Ian, Napoleon, Luis y Yo. (Revisited)



Sujetos emblemáticos de la Literatura Universal (tanto del S. XVI como del S. XIX), un cantante de rock alternativo británico (post-punk) de finales de S. XX - cargado de ansiedad existencial, brutalmente honesta y desnuda - y un personaje del cine independiente en los albores del siglo XXI (absurdo, cómico y héroe)...

Luis Carlos Adrover Lausell, mi hermano, un hombre autista puertorriqueño, se añade a esta procesión de sujetos - objetos de mis fijaciones y apetitos literarios, musicales y cinematográficos. Luis lúcidamente sueña una existencia a diario. Su autismo ha permutado, a tal nivel, que ya es imposible enmarcar su condición psicológica actual con el DSM IV (herramienta tan útil y perversa). Por tal razón deseo retirarme del diagnóstico, que poco atiende al momento de tratar de contestar la pregunta, ¿quién es mi hermano..?

La expresión artística humana satisface muchas de mis ansiedades. ¿Será posible hacer el mismo ejercicio para contestar las preguntas que tengo sobre el sujeto o ser que es Luis? Muy probablemente es un ejercicio estéril, pero sigo encontrando motivaciones para gestarlo. A veces quiero soñar lúcidamente la existencia, tal como lo hace mi hermano. Es mi hermano, coño. Es un canto mío...

Dostoyevsky y Cervantes impregnaron a sus personajes de heroísmo paradójico. Dicho esto, Myshkin y Don Quijote no son seres; o se pudiera decir que el ser de ellos no importaba. Pero al momento de experimentarlos íntimamente en la lectura, se hacen evidentes estos hechos: soñaron, anhelaron, amaron y sufrieron. La empatía del lector hace posible esta percepción. Ninguno de los dos formaron parte de lo que se consideraba normativo en sus respectivas sociedades - pues Don Quijote, hoy día, se pudiera decir que es  esquizofrénico, Myshkin sería un epiléptico (Grand Mal). Burla, marginación y rechazo eran parte de sus respectivas cotidianidades. Hoy día - por más 'avances' políticos, económicos, médicos, tecnológicos, etc. - tampoco hubiesen podido evadir dicha cotidianidad. El Estado es el habitual recipiente de culpas. Muchas veces la propia familia se convierte en un obstáculo igual de terrible que un molino de viento. Yo para mi hermano soy gigante, molino, Sacho Panza e Idiota. Ésto le pasa a todo el que tenga un hermano; es casi axiomático. Pero mi hermano es diferente: le gusta cantar en voz alta, en sitios públicos, especialmente en bodas y en actividades de la Alianza del Autismo...

Ian Curtis es autor y personaje. Su ser es su expresión artística y viceversa. La música es su medio. Epilepsia, depresión, dependencia farmacológica, su actualidad inmediata, sus relaciones interpersonales trágicas y el amor son motores para su creatividad. Encuentra una necesidad temprano en su vida de compartir su ser; y, lamentablemente, encuentra una trágica necesidad de dejar de ser. Su cuerpo no pudo resistir el embate farmacológico necesario para apagar la lucidez onírica. Murió...

No existe héroe cinematográfico que pueda estar exento de la deuda del Quijote. Unas veces el héroe es quijotesco, de forma tímida y a veces avergonzada, otras veces el héroe es Napoleon Dynamite (Hess, 2004). Este no-ser es un nerd (título o categoría adolescente de uso común en la praxis social-escolar). Es marginado, es de educación especial, es una carga para el Estado. Su entorno inmediato carece de compatibilidad con sus deseos (que muchas veces son fantasías). Aún así, su propia naturaleza arranca aplausos en un evento climático del filme...su ser es reconocido. Es redención; es la catársis que mi hermano conoce y sabe que existe. 


[Muy pocas personas consideran a Napoleon Dynamite como un clásico moderno. Me encanta Igmar Bergmar; y salivo pavlovianamente cuando veo el logo de Jano en una película Criterion Collection; pero Napoleon Dynamite representa el triunfo de mi hermano...]

¿Entro yo en este ejercicio? ¿Es posible ver a Luis desde esta óptica, sin tomar en consideración mis propias circunstancias afectivas o emocionales?  Veo a Luis como un ser a través de "no seres" - representados en diversos medios artísticos, de diferentes épocas históricas: veo a un Quijote cuando sueña, veo a un Ian cuando se descontrolan los eventos sinápticos, también cuando se toxifica su cuerpo con fármacos, veo a Myshkin en su inocencia y a un Napoleón en sus triunfos. En este ejercicio entro yo por que soy yo quien lo hago. También es inevitable percibir a cada uno de estos sujetos como espejos que reflejan elementos de mi propio Ser. De todos estos quien mejor refleja mi Ser es mi hermano, Luis.
                                                                                                                               
 * Ensayo publicado en el blog People for the Ethical Treatment of Puerto Ricans, por Odilia Rivera Santos (@bezotes en twitter). 

* Foto tomada por Carlos G. Lausell Maldonado