martes, 8 de noviembre de 2011

Reseña: Mutual Core {Biophilia | Björk | 2011}

Tomada de la animación del app-song Mutual Core (Biophilia | 2011)
Si usted ha leído mi blog en los últimos dos o tres meses, se habrá dado cuenta de que soy un fanboy de Björk. I'm humbled — this lady kicks ass. Biophilia hasta ahora ha tenido una recepción bastante limitada; pero es difícil ignorar que esta gestión es una cosa seria. Se va por encima con cada canción—usando más o menos las mismas herramientas, pero tuiqueándolas hasta tener resultados como 'Mutual Core', 'Moon' o 'Crystalline'. La artista da los ingredientes para crear una Biophilia personal, algo que solamente es posible con la peligrosa plasticidad del capitalismo. Apple, indudablemente, ha tenido que ver con Biophilia . Dicho ésto, el vínculo entre tecnología y sociedad es imposible de ignorar cuando se habla de este proyecto.

La relación que se puede tener con el arte de Björk es conflictiva, telúrica. No es fácil entrarle a su trabajo, pero una vez me decidí por comprar otro app-song—en este caso 'Mutual Core'—no me arrepentí. Confieso que estaba molesto por que ya había comprado tres; ahora los venden todos por $9.99. También compré el disco. Ambas canciones son casi iguales—tanto en el álbum como en el app-song (la animación). Las diferencias entre ambas hacen de 'Mutual Core' una experiencia típica de la constelación de piezas que es Biophilia: compleja, enriquecedora y, a veces, no lo niego, overwhelming. Como dije antes, Björk no es fácil, no pide perdón por ello—siempre va a a ser una punka obsesionada con los fundamentos del pop. She's Hypatia's favorite avatar.

Con 'Mutual Core' puedes bailar, su versión álbum lo permite. La parte más dinámica de esta versión—la que remite a las erupciones volcánicas—te hace odiar al doctor de Michael Jackson; gracias a él, nunca veremos a MJ bailando 'Mutual Core'. Los órganos, el rugido de la percusión, que se puede entender como las placas tectónicas moviéndose, evocan imágenes de volcanes, erupción, violencia, en fin, es una canción de amor. Las relaciones humanas siempre han sido complejas. A nadie le resulta fácil definir el significado de la palabra amor, pero es una experiencia universal tratar de describirle. Los movimientos telúricos le han dado forma a la superficie de nuestro planeta por eones, por lo tanto, no sorprende que Björk los use como metáfora en 'Mutual Core'. En otras palabras, el impacto, el subsumir, la destrucción y el movimiento—todos representados en algún momento durante la canción, ya sea de forma textual o sonora—cuentan una historia de amor, la historia de amor de la intérprete con su país:

"While the song's themes are universal, the lyrics indicate a specific, auobiographically significant geographical region: the boundary of the North American and Eurasian tectonic plates, on which sits Björk's birthplace—Iceland."
Ver 'Mutual Core' en las animaciones del app-song, es leerla de una forma alternativa. Hay líneas memorables, entretejidas con un bello contenido audiovisual. Éstas saltan a la vista mientras escuchas "I shuffle around the tectonic plates in my chest." Sientes algo en el pecho cuando oyes esta canción, no sorprende que parezca un himno:
"This "plagal" cadence (a movement from chord iv to chord i) is commonly found in european hymns, so if you are acquianted with hymns you might also hear this song as having a prayer-like character, prompted also by the sound of the pipe organ - an instrument used to play hymns."
De hecho, vía la animación se puede experimentar 'Mutual Core' desde otra perspectiva: sentado en el sofá, en esta versión no puedo bailar; así es más fácil apreciar lo romántico (ineludible trama en Biophilia). Es una de las canciones más románticas que he escuchado; y, vista en el contexto de Virus, la haría aún más interesante. El tiempo y el movimiento se dejan sentir en líneas como "As fast as your fingernails grow, the Atlantic Ridge drifts." El tejido sonoro que se sugiere en 'Mutual Core', sirve para cerrar la brecha que pueda dejar el movimiento en función del tiempo. Estar separado de personas y de lugares—la diáspora—, siempre será uno de los más potentes afrodisiacos. Es algo muy autobiográfico en la canción, pero sin duda también es un dato (la diáspora) bastante común en la experiencia humana. Para mantener el vínculo, evitar su dilución, siempre se ha necesitado esfuerzo: "Can you hear the efforts of the magnetic strife?"; una pregunta que me parece sensible, y más aún cuando me invita a usar el oído. La lucha magnética se libera en el punto de encuentro—otra exquisita imagen que remite al título de la pieza. También es explorada, con resultados mixtos, en el juego del app-song.

La tercera canción dentro del compartimiento de discursos que es 'Mutual Core'*—una unidad de Biophilia—se encuentra en el score. También animada, esta versión me resulta interesantísima, compleja, mística...en fin, me gustaría aprender a leer música para entender mejor. Por el momento me tengo que conformar con el argumento de Nikki Dibben: "For example, the change on the words 'mutual core' involves a movement from a chord of a flat minor to e flat major. In other words, this involves a change from a chord built on the fourth degree of the scale to one built in the first degree of the scale. You can see these chords notated in the scrolling music score."

Una vez más Biophilia vuelve a ocupar un lugar protagónico en mis geekerías. 'Mutual Core' es un testimonio autobiográfico del compromiso que tiene Björk con la actualidad de su país. Al mismo tiempo, y de forma magistral, la música toca fibras universales; pues todos estamos en esta enorme piedra que da vueltas...lo menos que podemos hacer es tratar de encontrar armonía en nuestra experiencia; el amor es el mejor vehículo para ello.
_____________________________________________________________
Notas:
*Biophilia se puede leer como una antología de piezas que dialogan entre sí...como un portmanteau de aplicaciones.
**Todas las citas en bloque, referentes a 'Mutual Core', son tomadas de los textos que forman parte del app-song. La autora de éstos es la Dra. Niccola Dibben