martes, 15 de noviembre de 2011

Reseña: {Latinoamérica | Entren los que quieran | Calle 13 | 2010}

La escuché por primera vez vía Puerto Rico Indie. A través de este excelente texto, se puede estar totalmente seguro de que Maná es una mierda; quedó debidamente delimitada su pequeñez frente a Calle 13. Leí su letra. Muy buena: "Aquí se respira lucha/Yo canto por que se escucha." Mirar el artwork de Entren los que quieran, mientras escuchas 'Latinoamérica', es una muy buena experiencia. La trama del malcria'o de Trujillo Alto es imposibe de evadir: los cables, los tonos verdosos y rojizos, el click y los latidos en los audífonos... Una bomba, con cables por los que pasan sangre, dispuesta a explotar. Dicho esto, me encantaría saber la opinión de Jorge Santini sobre esta canción.

'Latinoamérica' es volátil y alquímica. Su exquisita música no puede reducirse a percusión y cuerdas; pero es imposible retirar la atención a ambas. Escucharla es bajar la guardia para muchos, pues se corre el refrescante riesgo de apreciarla como lo que es: una canción bella. No se puede decir lo mismo de una canción de El Father, por más Biblias que se meta debajo de sus grasientos sobacos. Tampoco Wisín y Yandel pudieran reclamar dicho adjetivo para alguna de sus producciones, ni si quiera vendiendo el Everest en Doritos. La refrescante procesión de imágenes, cantada por René, no es otra cosa que el bailar de nuestro planeta con el Sol: "La nieve que maquilla mis montañas/Tengo el sol que me seca/la lluvia que me baña/Un desierto embriagado con peyote...." El otoño obligando a las hojas a cambiar de ropa, las uvas listas para pisar, la hoja de coca en la boca, el Mar Caribe bendiciendo nuestra frente con agua bendita...todas estas imágenes se pueden hilvanar gracias a la lucidez de 'Latinoamérica'.

Estoy totalmente de acuerdo:
"No puedes comprar mi vida";
pero sí se puede comprar la canción: