jueves, 22 de septiembre de 2011

World on a Wire y la iteración de simulacros en el cine

Llevo seis años con Netflix; ha sido una suerte de universidad. He recibido por correo una vasta cantidad de películas. Por este medio he descubierto a luminarias como Bergman, Godard, von Trier, Kurosawa, y muchos más. Recientemente Netflix ha estado pasando por una serie de cambios -por no decir bicherías- que me han llevado a cancelar la membresía del formato físico. Ya no recibo DVD's; pues la compañía perdió su librería de Criterion Collection - ahora estrimeo las películas por el PS3. Esto no es motivo para alarmarse, ya que por Hulu tengo acceso a la vasta librería de Criterion, también a través del PS3. En fin, si eres un cinéfilo y tienes un Playstation 3, estás es las papas. En mi constante búsqueda por saciar mi tecatería fílmica, descubro que Criterion Collection hizo disponible la digitalización de un filme hecho para la televisión alemana setentosa: World on a Wire (Fassbinder, 1973-2012). La película da cuenta de muchos de mis intereses: virtualidad, sátira, sci-fi, film noir, etc. La considero como una de las más importantes del año; por lo tanto, decidí reseñarla para Cruce

World on a Wire (Rainer Werner Fassbinder, 1973)
La virtualidad, el simulacro, la híper-realidad, la tecnología... Todos estos son puntos de engranaje, o enlaces viables, para dar cuenta de nuestra condición —una condición que se ha hecho particularmente evidente en los últimos 50 años. Todos estos factores están contenidos en la cotidianidad de millones de personas en todos los países desarrollados. Por tanto, merecen atención, merecen análisis a la luz de todos los contextos posibles. Y ese es precisamente uno de los problemas fundamentales: tenemos una vasta cantidad de contextos; muchísimos más de los que habían disponibles antes... [Para continuar leyendo la reseña, favor hacer click aquí]