martes, 20 de diciembre de 2011

Checking-in @ Simulacra Rd.

Vía @ASLANTWIT*

*«Airplane mode» on.*

De vez en cuando hay que prenderle el «airplane mode» al iPhone.
Es la mejor forma de [des]conectarse; pero sin despegar los audífonos
— música to'el fucking día, tó los fucking días, puñeta.
Echando pa' lante; metiéndole en la madre,
bien pitcher — codificado; bellaqueando con musas;
soplando los pezones de Parvati;
mientras me siento en un columpio;
a mirar—embelesa'o, ensimisma'o—vórtices y flores.

Pongo el «airplane mode» para crear,
por que que me creo poeta y me pesa estar vivo.
Tengo un apetito saludable por lo absurdo. No está fácil.
No la hace saber que nada dura; por lo menos existe lo bello
— como [re]medio, [con]texto y condición.
Me creo que señalándolo me hace como quiero ser;
nadie sabe cómo ser, pero todos tratan.
Y yo quiero tratar — según mis cojones y mis comemierderías.
Quiero suspender el juicio; y pender, suspendido,
mirando desde arriba, velando la güira;
pues soy un Homo sapiens y tengo caninos
— los vegetarianos me lo maman.

El «airplane mode» está encendío por que estoy jalto e' odio y sediento de belleza.
Ya no la encuentro en un espejo; la busco en la virtualidad
— en la iteración fractal que replica réplicas.

Todo es una feca, puñeta.
Todo es una re-presentación,
un fucking simulacro.

*«Airplane mode» off...*

________________________________________________

*Parte del proyecto en proceso #pa'rriba.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Reseña: Cave of Forgotten Dreams (Herzog, 2010)


La primera vez que escuché de esta película fue a través de un podcast – vía Open Culture. Pude escuchar a Werner Herzog hablando de su trabajo: un documental 3D en el cual el cineasta nos guía por la enigmática y numinosa cueva de Chauvet. El podcast puede ser la mejor promoción a una película jamás hecha. Herzog la vende muy bien, enfatizando en lo importante que es verla en dicho formato. [Para continuar leyendo en Cruce, haga click aquí.]

martes, 29 de noviembre de 2011

Book Porn

"Reading devices are fine for long journeys, 
and have advantages for reference books, 
but comitted readers will always crave physicality - 
"not just Peter Pan but my Peter Pan"." 

Soy un fetichista. Lo acepto. Pero es con el objeto más noble de todos: el libro. También soy un fanboy de cuanta película sci-fi existe. Acabo de terminar Arkham City, loco estoy por jugar Skyward Sword; y escucho Fall On Your Sword mientras miro estas charrerías instagramáticas:


Llevo con el libro* cinco años. Lo compré en Borders. Me costó seis dólares:
"When we no longer look at an organic being as a savage looks at a ship, as something wholly beyond his comprehension; when we regard every production of nature as one which has had a long history; when we contemplate every complex stucture and instinct as the summing up of many contrivances , each useful to the possessor, in the same way as any great mechanical invention is the summing up of the labour, the experience, the reason, and even the blunders of numerous workmen; when we thus view each organic being, how far more interesting - I speak from experience - does the study of natural history become!"
 *The Origin of Species (Castle Books, 2004, New Jersey)


Tengo este texto* vía @Arturo_Ulises:
"I think this whole Phillip complex is like the Christian heaven, an illusion born of a need, floating around in some misty Platonic nowhere, always just around the corner like prosperity, but never here and now."
*And the Hippos were Boiled in their Tanks (Grove Press, 2008, New York)


Hace dos años compré esta joya*. El arte en la portada también es de Vonnegut:
"We can make the center of a man's memory virtually as sterile as a scalpel fresh from the autoclave. But grains of new experience begin to accumulate on it at once. These grains in turn form themselves into patterns not necessarily favorable to military thinking. Unfortunately, this problem of recontamination seems insoluble."
*The Sirens of Titan (Dial Press, 2009, New York)




Son libros que voy a leer siempre. Los voy a re-visitar y tendré perretas totalmente nuevas; éstas siempre van a recordar, cada vez menos, a las de un chamaquito. El Quijote* es el último que retraté, tuve que tirarle más fotos. Se llevó tres. Vive en una caja, tenía polvo y es de la Editorial Juventud, año 1958. Me costó 30.00 € — solo la primera parte. El don que me vendió el libro se cagó en mi madre cuando me vio caminando hacia su librería. Estaba cerrando y de camino para la siesta. Me fui pero regresé a la tienda dos horas después. Ahora es mi Quijote:
"(...) él se enfrascó tanto en su lectura, que se le pasaban las noches leyendo de claro en claro, y los días de turbio en turbio; y así, del poco dormir y del mucho leer se le secó el cerebro, de manera que vino a perder el juicio. Llenósele la fantasía de todo aquello que leía en los libros, así de encantamentos como de pendencias, batallas, desafíos, heridas, requiebros, amores, tormentas y disparates imposibles; y asentósele de tal modo en la imaginación que era verdad toda aquella máquina de aquellas sonadas soñadas invenciones que leía, que para él no había otra historia más cierta en el mundo."
*El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha (Editorial Juventud, 1958, Barcelona)

martes, 22 de noviembre de 2011

Dialéctica de la calle: sobre el poder discursivo del arte urbano

Christ With Shopping Bags (Banksy, 2004)
¿Highbrow o lowbrow? ¿Es arte? ¿Grafiti o street art? ¿Banksy o Robbo? ¿Quién es dueño del espacio público? ¿Galerías o trenes? ¿Almacenes o Guggenheims? Cada una de estas preguntas, lucha por protagonismo cuando de arte contemporáneo se trata; pues todo es más rápido, las fronteras se difuminan, y esto trae como corolario lo efímero, que a su vez acarrea cierta ansiedad —perenne motor del arte...(para continuar leyendo en Cruce, haga click aquí)

martes, 15 de noviembre de 2011

Reseña: {Latinoamérica | Entren los que quieran | Calle 13 | 2010}

La escuché por primera vez vía Puerto Rico Indie. A través de este excelente texto, se puede estar totalmente seguro de que Maná es una mierda; quedó debidamente delimitada su pequeñez frente a Calle 13. Leí su letra. Muy buena: "Aquí se respira lucha/Yo canto por que se escucha." Mirar el artwork de Entren los que quieran, mientras escuchas 'Latinoamérica', es una muy buena experiencia. La trama del malcria'o de Trujillo Alto es imposibe de evadir: los cables, los tonos verdosos y rojizos, el click y los latidos en los audífonos... Una bomba, con cables por los que pasan sangre, dispuesta a explotar. Dicho esto, me encantaría saber la opinión de Jorge Santini sobre esta canción.

'Latinoamérica' es volátil y alquímica. Su exquisita música no puede reducirse a percusión y cuerdas; pero es imposible retirar la atención a ambas. Escucharla es bajar la guardia para muchos, pues se corre el refrescante riesgo de apreciarla como lo que es: una canción bella. No se puede decir lo mismo de una canción de El Father, por más Biblias que se meta debajo de sus grasientos sobacos. Tampoco Wisín y Yandel pudieran reclamar dicho adjetivo para alguna de sus producciones, ni si quiera vendiendo el Everest en Doritos. La refrescante procesión de imágenes, cantada por René, no es otra cosa que el bailar de nuestro planeta con el Sol: "La nieve que maquilla mis montañas/Tengo el sol que me seca/la lluvia que me baña/Un desierto embriagado con peyote...." El otoño obligando a las hojas a cambiar de ropa, las uvas listas para pisar, la hoja de coca en la boca, el Mar Caribe bendiciendo nuestra frente con agua bendita...todas estas imágenes se pueden hilvanar gracias a la lucidez de 'Latinoamérica'.

Estoy totalmente de acuerdo:
"No puedes comprar mi vida";
pero sí se puede comprar la canción:

jueves, 10 de noviembre de 2011

Cowardly Lion

León en La Puerta de Istar.
My cave is filled with books;
Bones would have been cooler...

Sloppy convolutions
—Doggerel bite-sized lexias—
Rip through a pixelated notepad,
While O Leãozingho rips
My tympanic membrane. 
Broca's area is ripe with data:
Packages of inane,
Chromatically famished,
Epicness drained data...
The Shame of Fleeing
Flippantly sits by my side.
«Asimila'o» hangs over my chest,
Like a scarlet letter.
Tired.
Bored.
Pissed off,
frustrated;

I dream of openness;
I crave the sea —
An opera made of photosynthesis.

But...
I'm a Lion.

martes, 8 de noviembre de 2011

Reseña: Mutual Core {Biophilia | Björk | 2011}

Tomada de la animación del app-song Mutual Core (Biophilia | 2011)
Si usted ha leído mi blog en los últimos dos o tres meses, se habrá dado cuenta de que soy un fanboy de Björk. I'm humbled — this lady kicks ass. Biophilia hasta ahora ha tenido una recepción bastante limitada; pero es difícil ignorar que esta gestión es una cosa seria. Se va por encima con cada canción—usando más o menos las mismas herramientas, pero tuiqueándolas hasta tener resultados como 'Mutual Core', 'Moon' o 'Crystalline'. La artista da los ingredientes para crear una Biophilia personal, algo que solamente es posible con la peligrosa plasticidad del capitalismo. Apple, indudablemente, ha tenido que ver con Biophilia . Dicho ésto, el vínculo entre tecnología y sociedad es imposible de ignorar cuando se habla de este proyecto.

La relación que se puede tener con el arte de Björk es conflictiva, telúrica. No es fácil entrarle a su trabajo, pero una vez me decidí por comprar otro app-song—en este caso 'Mutual Core'—no me arrepentí. Confieso que estaba molesto por que ya había comprado tres; ahora los venden todos por $9.99. También compré el disco. Ambas canciones son casi iguales—tanto en el álbum como en el app-song (la animación). Las diferencias entre ambas hacen de 'Mutual Core' una experiencia típica de la constelación de piezas que es Biophilia: compleja, enriquecedora y, a veces, no lo niego, overwhelming. Como dije antes, Björk no es fácil, no pide perdón por ello—siempre va a a ser una punka obsesionada con los fundamentos del pop. She's Hypatia's favorite avatar.

Con 'Mutual Core' puedes bailar, su versión álbum lo permite. La parte más dinámica de esta versión—la que remite a las erupciones volcánicas—te hace odiar al doctor de Michael Jackson; gracias a él, nunca veremos a MJ bailando 'Mutual Core'. Los órganos, el rugido de la percusión, que se puede entender como las placas tectónicas moviéndose, evocan imágenes de volcanes, erupción, violencia, en fin, es una canción de amor. Las relaciones humanas siempre han sido complejas. A nadie le resulta fácil definir el significado de la palabra amor, pero es una experiencia universal tratar de describirle. Los movimientos telúricos le han dado forma a la superficie de nuestro planeta por eones, por lo tanto, no sorprende que Björk los use como metáfora en 'Mutual Core'. En otras palabras, el impacto, el subsumir, la destrucción y el movimiento—todos representados en algún momento durante la canción, ya sea de forma textual o sonora—cuentan una historia de amor, la historia de amor de la intérprete con su país:

"While the song's themes are universal, the lyrics indicate a specific, auobiographically significant geographical region: the boundary of the North American and Eurasian tectonic plates, on which sits Björk's birthplace—Iceland."
Ver 'Mutual Core' en las animaciones del app-song, es leerla de una forma alternativa. Hay líneas memorables, entretejidas con un bello contenido audiovisual. Éstas saltan a la vista mientras escuchas "I shuffle around the tectonic plates in my chest." Sientes algo en el pecho cuando oyes esta canción, no sorprende que parezca un himno:
"This "plagal" cadence (a movement from chord iv to chord i) is commonly found in european hymns, so if you are acquianted with hymns you might also hear this song as having a prayer-like character, prompted also by the sound of the pipe organ - an instrument used to play hymns."
De hecho, vía la animación se puede experimentar 'Mutual Core' desde otra perspectiva: sentado en el sofá, en esta versión no puedo bailar; así es más fácil apreciar lo romántico (ineludible trama en Biophilia). Es una de las canciones más románticas que he escuchado; y, vista en el contexto de Virus, la haría aún más interesante. El tiempo y el movimiento se dejan sentir en líneas como "As fast as your fingernails grow, the Atlantic Ridge drifts." El tejido sonoro que se sugiere en 'Mutual Core', sirve para cerrar la brecha que pueda dejar el movimiento en función del tiempo. Estar separado de personas y de lugares—la diáspora—, siempre será uno de los más potentes afrodisiacos. Es algo muy autobiográfico en la canción, pero sin duda también es un dato (la diáspora) bastante común en la experiencia humana. Para mantener el vínculo, evitar su dilución, siempre se ha necesitado esfuerzo: "Can you hear the efforts of the magnetic strife?"; una pregunta que me parece sensible, y más aún cuando me invita a usar el oído. La lucha magnética se libera en el punto de encuentro—otra exquisita imagen que remite al título de la pieza. También es explorada, con resultados mixtos, en el juego del app-song.

La tercera canción dentro del compartimiento de discursos que es 'Mutual Core'*—una unidad de Biophilia—se encuentra en el score. También animada, esta versión me resulta interesantísima, compleja, mística...en fin, me gustaría aprender a leer música para entender mejor. Por el momento me tengo que conformar con el argumento de Nikki Dibben: "For example, the change on the words 'mutual core' involves a movement from a chord of a flat minor to e flat major. In other words, this involves a change from a chord built on the fourth degree of the scale to one built in the first degree of the scale. You can see these chords notated in the scrolling music score."

Una vez más Biophilia vuelve a ocupar un lugar protagónico en mis geekerías. 'Mutual Core' es un testimonio autobiográfico del compromiso que tiene Björk con la actualidad de su país. Al mismo tiempo, y de forma magistral, la música toca fibras universales; pues todos estamos en esta enorme piedra que da vueltas...lo menos que podemos hacer es tratar de encontrar armonía en nuestra experiencia; el amor es el mejor vehículo para ello.
_____________________________________________________________
Notas:
*Biophilia se puede leer como una antología de piezas que dialogan entre sí...como un portmanteau de aplicaciones.
**Todas las citas en bloque, referentes a 'Mutual Core', son tomadas de los textos que forman parte del app-song. La autora de éstos es la Dra. Niccola Dibben

lunes, 7 de noviembre de 2011

Profile Picture


(All-Star Superman | Quitely, Morrison)
Metadata
Hilvanada
En un gravatar;
Entramado de hipertextos
A spooling of lexias
Que pretende
Reproducir,
Simular,
Construir,
Deconstruir...

Esta imagen no soy yo,
Es el avatar de mi cuenta:
"A Grotesque Surrogate Of Being"
That dreads the possibility
Of being a 'one trick pony'.

jueves, 3 de noviembre de 2011

Duelity: Creationist and Darwinist Stories Animated

Gracias a Open Culture y a la Vancouver Film School, me tropecé con esta joya: una animación split screen, exquisitamente experimental, toungue in cheek, artística, catártica, etc. En fin, me encantaría ver a Wanda Rolón sangrar por todos los orificios de su cabeza, mientras trata de entender este cortometraje:

Duelity from Ryan Uhrich on Vimeo.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Occupy Youtube: una mirada virtual a OWS y sus gemaciones.


Youtube y las aplicaciones de live-streaming han sido mis ventanas virtuales a lo que promete ser el pivot histórico más significativo de los últimos años - especialmente en el contexto de los Estados Unidos, imposible de escindir de nuestra condición; aunque muchos usen la bandera de Puerto Rico para taparse los ojos. Algo me dice que el boricua —embelesado por el discurso de la colonia, el oro de las medallas, Idol Puerto Rico, y el conteo a coro a los 1,000 asesinatos— se va a perder la revolución. Por tanto, cuelgo estos vídeos con un breve comentario en cada uno de ellos:


"Concentration of wealth yields concentration of political power; which in turn yields legislation, tax policies, rules of corporate governance, deregulation..."
Así habló Noam Chomsky - de 82 años - en Occupy Boston, describiendo exactamente por qué los bancos y sus prácticas de afrentaera han llevado a la crisis. En otras palabras, la muestra de cinismo más grande que puede existir en nuestra actualidad insular es la canción de El Gran Combo; y el reclamo de que "Echar pa' lante sea la canción más POPULAR."



"They tell you we are dreamers. The true dreamers are those who think. Things can go on indefinitely the way they are. We are not dreamers, we are the awakening from a dream which is turning into a nightmare."
Slavoj Žižek, odiado y alabado por millones, hace repetir a los protestantes palabras de aliento, que no son otra cosa que el optimismo necesario para poder llevar la lucha - un optimismo lleno de ricas alegorías de corte lacaniano, esprinkleadas de sudor, humor y referencias a memes de la cultura popular. I would've given my left nut to be there.


"We have this discourse of scarcity in this country, and in so many countries in the world, where there is all about how much we don't have: we don't have enough money to pay for health care, for education... People have come here to this citadel of abundance, to put the lie to that claim; because there is so much wealth here (Wall Street)."
Minutos antes de dar su discurso a los protestantes, Klein—que hace ver a Sara Palin como a un nematodo, o a Evelyn Vázquez a una adolescente pre-pubescente—expresa lúcidamente los problemas a raíz de un sistema que necesita un update: el capitalismo. Klein dice esto sobre el movimiento en su discurso: "We have picked a fight with the most powerful interests on the planet." Le voy a ellos - espero que ganen.

miércoles, 26 de octubre de 2011

Reseña: Another Earth {Cahill, 2011}


Tuve la oportunidad de ver esta película en el Puerto Rico Horror Film Fest. Como en Tree of Life de Malick, Another Earth también elude categorías convencionales (Sci-Fi/Fantasy/Drama). Sin embargo, basta con ver el trailer - con un enigmático cuerpo celeste, acompañado de la Luna - para caer como víctima y decir: "Quiero ver esta película":


Puedo añadir flair interpretativo (confieso que me he visto tentado al momento de escribir esta reseña), ponerme a describir cada una de las referencias filosóficas* presentes en el filme; pero cometería el imperdonable pecado de quitarle mérito a lo que me pareció realmente impactante de este trabajo - producto de una muy buena colaboración escrita entre Cahill, director, y Brit Marling (Rhoda en el filme):
" She is so gifted and before we were on set we just had writer’s hats on. We’d throw around ideas and we’d work out the rubix cube, the story, and how to intertwine and weave together this like macro/science/spectacle backdrop with this micro/tender-but-complex human drama."** 
Más allá de referentes rebuscados a conceptos como semantic externalism, lo que verdaderamente cala en la subjetividad del espectador es la relación entre una mujer y su planeta; ya sea el que se encuentra en el cielo, objeto de sus aspiraciones, o en el cual habita: un constante y siempre presente recuerdo de sus frustraciones, arrepentimientos, tragedias, etc. Visto así, la experiencia de Rhoda no dista mucho de la de un cosmonauta ruso mirando a las estrellas; un navegante portugués mirando al mar; o un boricua, loco por montarse en un avión y arrancar pal carajo.

En términos narrativos, no se sugiere nada más complicado que la misma experiencia humana - algo que de por sí es suficientemente complejo y en muchas ocasiones, absurdo. Por lo tanto, y haciendo eco de voces a través de los siglos hasta ahora, la ambiciosa producción*** - y en esto encuentro paralelos con Tree of Life - toca fibras que motiva a muchos a referirse al filme a como uno 'existencialista' o 'espiritual'. No encuentro problemas con estas categorizaciones, pero es evidente que muchas veces son utilizadas de forma peyorativa. Y es que cuando una gestión creativa saca a relucir temas universales a través de la especulación o el what if - bread and butter del sci-fi -; para algunos, el arte es visto como una saeta; las creencias son el blanco. Cuando ocurre esto, la apreciación de lo poético es relegada; todas las energías cognitivas y afectivas son invertidas en la defensa de ideologías.

Algunos puntos importantes merecen mención - sin espoilear, claro está: Rhoda (Marling) es una adolescente brillante, de camino a MIT y con un futuro prometedor como astrofísica. Un evento traumático cambia el rumbo de Rhoda; éste sucede en el contexto de otro suceso significativo en la historia de la humanidad: en el firmamento se puede ver un planeta con propiedades idénticas al nuestro - un DoppelgängerEl resto de la película es, en lo que a mi humilde opinión respecta, un dilatado poema audio-visual. La cotidianidad de New Haven, Conneticut adquiere un bello y surreal tono, vía las memorables imágenes de un segundo planeta Tierra que en las noches refleja la luz del Sol - es importante notar que New Haven es el lugar de origen del director. Cahill nos trae - gracias a su delirio poético y su impecable paladar fílmico -  la experiencia de un astronauta al ver la Tierra desde la Luna. Imágenes como éstas hacen creer, aunque sea por un fugaz momento - fugaz por que además de Another Eath, también hay películas como The Three Musketeers -, en la magia del cine.

Además de contar con exquisitas imágenes y muy bien manejadas transiciones en la estructura narrativa (sin dejar un aftertaste a esquizofrenia fílmica), Another Earth cuenta con una excelente banda sonora. La música en Another Earth es imposible de ignorar; es un medio que comparte el protagonismo de la dinámica paleta de colores utilizada por Cahill para crear tonos. Con la banda sonora se encuentran entretejidas las más complejas, bellas y catastróficas relaciones humanas en el filme. Fall On Your Sword, un dúo de Gran Bretaña, contribuye magistralmente a la importante faceta sonora. Another Earth también nos regala el arte de Natalia Paruz, a través de William Mapother; cuya actuación - en la cual interpreta a un prominente compositor - considero una de las más poderosas que he visto este año.

Another Earth es una película poco convencional, poética, llena de peripecias narrativas, provocadora, sofisticada, imbuida de profundidad, estilo, gravitas, tensión... No está libre de fallas; no es una película perfecta, tampoco está muy lejos de serlo, pero es una auténtica gestión de amor. Es bella y digna de ver. La recomiendo.

_________________________________________________________
Notas:
Aquí...
** Cinedork.com
*** Cahill fue el editor, co-escritor, cinematógrafo y productor de esta película. 
El presupuesto no pasó de los $200,000 - una auténtica gestión indie. Mis respetos. 

domingo, 23 de octubre de 2011

Untitled

Lamps (vía Instagram)

How awkward am I?
Almost unbearably awkward.
Not at all comfortable
With the effect of my words.
Sometimes I feel like
Gríma Wormtounge,
Wanting to be Pindar.
Weird, grotesque,
Ape-like, beautiful, epic
—adjectives I want to wear
Like trophies, street points,
Geek points, etc.

I need validation;
I want to show courage,
To display my strengths,
And to conceal my weaknesses.

I'm a puertorrican nerd,
Always will be.

jueves, 20 de octubre de 2011

Apología de un Hipster:

Transparent Simulacrum of the Feigned Image (Salvador Dalí, 1938)
Yo no escucho salsa,
Me gusta Macabeo;
Me importa un bicho el reggaetón,
Bájamelo a 108 beats por minuto;
Mejor Moombahtonero.
El merengue no lo sigo;
Prefiero a Rita Indiana,
Esa muchacha es una jodienda.
Mi iPod está algarete
Y el rock se me queda en una muela
—el post como prefijo lo adereza;
Mejor folktrónica que folk;
Indie y dream delante de pop.
Ya no escucho hip-hop,
A Hendrix lo quiero eléctrico,
Lo-fi y chamánico;
Dámelo Santo y Asesino
—mejor Gonjasufi que Jay-Z.
Springsteen y Bono están chochos
—mejor Arcade Fire como héroes,
Mejor Biophilia que Monster,
Mejor Björk que Gaga.

II

Sé que nada es nuevo;
Sé que las re-lecturas proveen
La ilusión de la innovación.
El update es el paradigma.
Quiero pisar los talones del trend,
Montarme en el vagón
Más vacío del tren;
Sentarme con hobos cínicos
Que comparten mi ansiedad
Por coleccionar; sentarme
Con aquellos que no temen
Al Brave New World
— a lo efímero como Normatividad...

III

My condition is a perennial
Contradiction; my being,
A bulging hard-on
That gets off when the phrase
"You're so mainstream"
Is uttered.

martes, 18 de octubre de 2011

Consumo, tecnología y ego: una trinidad alternativa

La muerte de Steve Jobs, el estado de mi computadora, el incomparable ímpetu consumidor del boricua, heterotopías, religión, Apple, Google, neurociencia... Estas tramas tuvieron como resultado mi más reciente texto para la revista Cruce:

 The New Yorker (portada) - 17 de octubre del  2011

La precariedad que narra el estado de mi computadora de seguro haría llorar a cualquiera. Tengo una muy justificada razón para ir a Best Buy. Me hace falta una computadora nueva, la que tengo no sirve: no tiene audio, ni wi-fi, anda pletórica de malwares y carente de pantalla; le tengo puesto al puerto serial un monitor con una perpetua línea blanca en el mismo medio. Llevo con esta laptop desde el 2006. [Haga click aquí para continuar leyendo en Cruce.]

jueves, 29 de septiembre de 2011

A Universe From Nothing - Lawrence Krauss*

La cosmología contemporánea está pasando por una serie de cambios mediados por nuevas consideraciones teóricas; consideraciones que ponen en primer plano lo que entendemos por religión, ciencia, realidad, tiempo, etc. Estos nuevos y retantes saltos teóricos se originan del campo de la física, específicamente, la rama que se dedica al estudio y a la observación de partículas subatómicas. En otras palabras, la mecánica cuántica -y todo lo que constituye sus objetos de estudio- es el espacio de quehacer científico más interesante en nuestros tiempos. Cabe señalar que estos avances teóricos y empíricos -más recientemente, lo acontecido en Italia con el experimento OPERA- están contenidos en el contexto de experimentos como los que se han llevado acabo en el Large Hadron Collider.

En fin, la actualidad técnico-científica presenta retos y avances que obligan a revisar muchas de nuestras concepciones; y esto es algo bueno, claro está, es algo positivo para quien se atreva a aceptar que sabemos bien poco; quien se atreva a considerar el quehacer científico como una alternativa a vicios pseudo-científicos que frecuentemente encuentran hogar en discursos de quienes se suponen sean nuestros "líderes". Y es en este contexto que los dejo con el "Woody Allen de la cosmología". Espero lo disfruten tanto como lo disfruté yo:



*Me tropecé con este video gracias a Open Culture.

jueves, 22 de septiembre de 2011

World on a Wire y la iteración de simulacros en el cine

Llevo seis años con Netflix; ha sido una suerte de universidad. He recibido por correo una vasta cantidad de películas. Por este medio he descubierto a luminarias como Bergman, Godard, von Trier, Kurosawa, y muchos más. Recientemente Netflix ha estado pasando por una serie de cambios -por no decir bicherías- que me han llevado a cancelar la membresía del formato físico. Ya no recibo DVD's; pues la compañía perdió su librería de Criterion Collection - ahora estrimeo las películas por el PS3. Esto no es motivo para alarmarse, ya que por Hulu tengo acceso a la vasta librería de Criterion, también a través del PS3. En fin, si eres un cinéfilo y tienes un Playstation 3, estás es las papas. En mi constante búsqueda por saciar mi tecatería fílmica, descubro que Criterion Collection hizo disponible la digitalización de un filme hecho para la televisión alemana setentosa: World on a Wire (Fassbinder, 1973-2012). La película da cuenta de muchos de mis intereses: virtualidad, sátira, sci-fi, film noir, etc. La considero como una de las más importantes del año; por lo tanto, decidí reseñarla para Cruce

World on a Wire (Rainer Werner Fassbinder, 1973)
La virtualidad, el simulacro, la híper-realidad, la tecnología... Todos estos son puntos de engranaje, o enlaces viables, para dar cuenta de nuestra condición —una condición que se ha hecho particularmente evidente en los últimos 50 años. Todos estos factores están contenidos en la cotidianidad de millones de personas en todos los países desarrollados. Por tanto, merecen atención, merecen análisis a la luz de todos los contextos posibles. Y ese es precisamente uno de los problemas fundamentales: tenemos una vasta cantidad de contextos; muchísimos más de los que habían disponibles antes... [Para continuar leyendo la reseña, favor hacer click aquí]

sábado, 17 de septiembre de 2011

{Capmo-Formio | Lord of the Obstacles | 2011}


Confieso que de Campo-Formio no he escuchado más allá de lo que vi en Frecuencias Alternas, vía Música Realenga. Vi el episodio una noche en Santurce hace unos cuantos meses atrás. Este formó parte la presentación de An Island. Fue un ameno evento.

Bajé Lord of the Obstacles hace una semana. Ahora tengo un poco más de curiosidad por la banda y su sonido. El título de esta hostia de canción salta a la vista bien cabrón: 'Lord' y 'Obstacles' en una idea. Descubrí que es buena para escribir; aunque no dudo que sea igual de buena para ir al gym, correr skate, surfear, cocinar, pintar, fapearse, pelear, etc. Creo que la rápida percusión tiene que ver mucho con estas ganas por la actividad. Un puño del baterista debe dar más duro que el de un loco.

  01 Lord of the Obstacles by oniricvonnegut

La percusión y el título justifican mucho de lo épico en esta pieza; pero también hay otros elementos bien interesantes. Cuando enfoco mi oído a otras partes de la canción—ya después de haberme fijado en la percusión—noto la riqueza experimental y técnica de Campo-Formio. No me molestaría tener esta canción en repeat todo un día — aunque esto puede ser peligroso para el primer güelebicho que venga con la primera güelebichada... Lo voy a cruzar bien cabrón.

Lord of the Obstacles remite a lo badass.
La canción es un alarido de Burroughs.

jueves, 15 de septiembre de 2011

Sin título

Optimismo (vía Instagram)

Radiant green leaves
bounce off boricua sunlight .
Los arbolitos de cruz de Malta
 preparan miel. That was the shit.
 Always sun, rain;
never cold, never gray,
red, purple nor orange.
No conozco el otoño.

What is now a light blue sky,
will in a few hours be blue velvet.
We are always dancing
around the sun —
the moon and us,
Earth.

viernes, 9 de septiembre de 2011

Echa pa' lante con Fred, Hao Ge y El Gran Combo

Modern Times (Chaplin, 1936)
Tengo muy buenos compañeros que se joden trabajando; están en la brega en una empresa boricua. Echan pa' lante; pero el Gran Combo regañó a todo el país — vía el Banco Popular. Ahora nos cayó un fuetazo de la correa de Papi Carrión, sin necesidad. Ahora tengo la mierda de canción esa pegá en el bulletin board del lounge. Para acabar de completar mi kafkaesca condición en esta empresa; también tuve que leer un libro de auto-ayuda: The Fred Factor. Fred. No me quedó más remedio que ponerme a leer el texto.

Es una mierda de libro que dejó una impresión parecida a la dejada por el Gran Combo, el Banco Popular y la administración de Fortuño:
"Los políticos suelen decir que el trabajo dignifica al hombre y yo estoy de acuerdo con esa afirmación." — Mark Sanborn.* 
Fred es un modelo a seguir para que la compañía pueda progresar. El problema es que el empleado, por más doctrinas tecnocráticas que se ofrezcan en adiestramientos—que muchas veces se originan de los sesgos ideológicos más grandes del patrono—, nunca llega a entender qué es eso de ser "parte de una empresa." Dicho esto, al estado—que aspira a resultados a partir de doctrinas neo-liberales—no le viene mal tener "Freds"; no le molesta para nada que sus ciudadanos tengan la canción del Gran Combo en sus iPods. Sin embargo, como mismo ocurre en el contexto de la empresa privada, muchas veces el ciudadano no se siente re-presentado. Toda esta situación—en la cual están yuxtapuestas mi experiencia laboral, mi experiencia con la canción del Gran Combo y mi experiencia con la política puertorriqueña—amerita explorar un video musical bien importante:

 

¿Por qué el vídeo? Pienso que Hao Ge, un nigeriano que ha alcanzado la fama en China, es un buen vehículo para contemplar la música al servicio de las hegemonías; ya sea en el escenario laboral o fuera de él. En estos contextos la música se hace utilitaria, usada como una suerte de látigo:
"Mr. Uwechue is mindful of rigid cultural controls imposed on artists by the Chinese government. His albums — “Red and Black” (2006), “Hao Ge’s Latest Songs” (2008) and “Beloved Life” (2009) — hew to themes of heartbreak, redemption and love, the kind of pop that is played on the airways. He is also frustrated by those strictures. “I feel boxed in, always singing romance songs,” he said. “I don’t want to sound ungrateful, but I would like to expand the horizons of my distributed work.”** 
Estos controles imponen regulaciones e invaden del espacio creativo del artista. Por tanto, no sorprende si las canciones románticas y 'fresitas' componen el repertorio safe del cantante africano.  Echa pa' lante del Gran Combo, la musica popular china, el texto de Sanborn...todos éstos dan cuenta de una compleja matriz delimitada por crisis geo-políticas y económicas, problemas con los que muchos no tenemos que ver en lo absoluto. Lo mejor que podemos hacer, por el momento, es mirar críticamente el pop contemporáneo. Estoy casi convencido de que la música en este contexto—música popular—puede ser la herramienta más eficaz que tenga el estado, la empresa privada, la escuela, la iglesia... Música para mantenernos bajitos, mirando pal piso.
___________________________________________
Referencias:
* El Factor Fred - Mark Sanborn (Currency/Doubleday, 2004)
** The New York Times (JImmy Wang | 15 de marzo del 2011)

martes, 6 de septiembre de 2011

Know Thyself | Two Unloved Platonic Dialogues (Adamson, 2011)

Bajé un un podcast sobre diálogos platónicos, más específicamente — two unloved platonic dialogues. Los tengo en mi celular; por que soy calle. El über-nerd que escribió estos podcasts —vía Open Culture— tiene una fucking colección de todos los diálogos de Platón "...1745 pages long, not counting the index." El podcast es bien ambicioso; su título sugiere muchísimo. A veces me pierdo; pero puedo volver a escuchar el segmento confuso. Ya he pasado por los pre-socráticos. Fue bien refrescante escuchar a Peter Adamson, autor del podcast, hablar bien proper; con un sardónico humor; aún así, explica ideas milenarias—muchas de ellas, universales—con palabras claras y buenos ejemplos. De cada episodio sales con herramientas para el próximo: Heráclito, Parménides, Zeno, Hipocrates... Se recuenta la tradición filosófica en el contexto geopolítico de cada región: ya sea Turquía, Atenas, el sur de Italia, Sicilia; en fin, se repasa la geografía mediterránea. Estoy por Platón. Ya Adamson ha presentado interesantes y lúcidos argumentos; especialmente cuando hay invitados. Por ejemplo, el autor señala ideas generalizadas de los filósofos; luego te encuentras con la posibilidad de desenmarañar el reguero que no se atiende desde hace años. Apunta a Sócrates como un personaje literario en la pluma de muchos, no solo de Platón — cuyo nombre original era Aristocles. Peter Adamson hilvanó un excelente y calculado prólogo para poder abordar a Platón. También se le hecha un vistazo a dos diálogos no muy famosos — Charmides y Euthydemus: HoP 019 Know Thyself Two Unloved Platonic Dialogues by oniricvonnegut

miércoles, 24 de agosto de 2011

Lenguaje, Hipertexto y Memex: un breve abordaje contemporáneo

Hace unos meses Iván Chaar-López, autor de blog Multitud Enred(ada), me hizo una invitación a escribir en un nuevo proyecto de la Universidad Metropolitana: Cruce - revista de crítica socio-cultural contemporánea. La publicación se dará tanto en formato digital como impreso, y cuenta con la particpación de columnistas de diversos campos (artistas, escritores, teóricos, académicos, blogueros, etc.). Cruce tendrá material nuevo todos los lunes. Comparto con ustedes mi primera participación en la revista, Lenguaje, Hipertexto y Memex: un breve abordaje contemporáneo, publicada el pasado lunes 22 de agosto:

El Memex de Vannevar Bush (c.1945)

Imagina que empiezas a tejer un texto cualquiera -un e-mail, un ensayo monográfico, un poema. A veces creemos tener lo necesario. Creemos conocer un patrón. Creemos tener un 'marco teórico'. Sin embargo, los grandes desarrollos tecnológicos de las últimas décadas nos obligan a revisar lo que tenemos entendido por lenguaje, texto y procesos epistémicos; elementos fundamentales al momento de procesar y manipular la información. A la luz de estos cambios -que giran en torno a mucho de lo que nos hace humanos- es preciso contemplar los efectos que tienen los nuevos medios en el devenir sociológico. Dicho ejercicio crítico se ha llevado a cabo tanto en campos teóricos (Baudrillard, Derrida, Barthes, Landow) como en gestiones literarias (Dick, Vonnegut, Zamyatin). En el caso particular del campo teórico, Derrida, Barthes entre otros, sugieren nuevos paradigmas que reemplazan conceptos como "(...) centro, margen, jerarquía y linealidad...", por los de "(...) multilinealidad, nodos, enlaces y redes"... [Haga click aquí para continuar leyendo en Cruce]

Notepad II




Escrito el lunes 22 de agosto del 2011.

sábado, 20 de agosto de 2011

Necroturismo II

Hay fantasmas literarios en Cupey. Se pasean entre moteles, edificios gentrificados y arrabales abandonados. Figuras importantes de la literatura del siglo XX, le dan nombres a las calles que se encuentran detrás de mi casa. Todos ganaron el Premio Nobel de Literatura. Para retratar los rótulos de las calles, caminé por las aceras; tuve que pasar cerca de las casas. Los perros corrían a las verjas a ladrar y los vecinos, desde sus balcones, o guiando en sus carros, me miraban como a un bicho raro. Sus miradas ladraban más fuerte que sus mascotas. Me imagino que se preguntaban: "¿qué carajos hace ese tipo retratando rótulos de calles?" No me sorprende si alguno de ellos pensó en llamar la policía:

Rabindranath Tagore - poeta, Premio Nobel de Literatura en el 1913
Thomas Stearns Eliot* - dramaturgo, poeta, Premio Nobel de Literatura en el 1948.
José Echegaray - dramaturgo, Premio Nobel de Literatura en el 1904
Albert Camus - filósofo, Premio Nobel de Literatura en el 1957
Juan R. Jiménez - poeta, Premio Nobel de Literatura en el 1956
 Grazzia Deledda - novelista, poeta, dramaturga, Premio Nobel de Literatura en el 1926

* T.S. Eliot debería halarle los pies al que escribió su apellido en el rótulo. No hay nada que encojone más que ver el apellido de uno mal escrito en un texto. Si el responsable del vergonzoso y garrafal error ya murió, entonces que Eliot le hale los pies a Santini.

domingo, 31 de julio de 2011

Benoit Mandelbrot - Hunting the Hidden Dimension Nova (2008)

Cualquiera que haya leído a Borges, y se haya fascinado con La Biblioteca de Babel, ha estado ante un fractal - un concepto matemático que tiene como fundamento la iteración, las repeticiones:

Átomos*

Las neuronas y sus ramificaciones exhiben estructuras fractales, las ramas de un árbol, los latidos de un corazón, las nuevas antenas en los aparatos móviles, en piezas de arte... Ahora que sabemos lo que es un fractal - gracias a Benoit Mandelbrot y su inagotable voluntad por romper paradigmas matemáticos que han existido por siglos - los vemos en todas partes, pero siempre han estado ahí. Desde la década de los setenta, matemáticos, científicos y artistas han tenido a su disposición esta nueva herramienta - un fascinante lenguaje que ha obligado a ver, con o sin ojos, lo que antes era invisible. Sin embargo, Mandelbrot dejó bien claro que el ser humano ha estado traqueteando con fractales siempre. Comparto un documental** que resume, a grandes rasgos, la obra de Madelbrot, lo que es un fractal y sus aplicaciones - presentes y futuras:



Nota:
*Tomada con Instagram
** Vía Dangerous Minds (blog)

jueves, 28 de julio de 2011

Velorios Creativos: Reflejos del Nuevo Morbo Boricua

Resulta difícil entender por qué hay ritos; pero podemos afirmar que los hay para todo — para casarse, para congraciarnos con la muchedumbre religiosa, para formar parte y ser ante el otro, ritos para despedirnos, para darnos la bienvenida, para ser inocuos y purificados, para hablar con dioses, para velar muertos y confirmar que éstos estén bien muertos. Los ritos justifican, validan, aseguran, limpian y protegen. Estas características de los ritos —muchas veces— se dan en un contexto mágico-religioso que asegura tener un vínculo directo con lo numinoso, lo sagrado.

En la antigüedad el rito fúnebre aseguraba un pasaje, al más allá, acomodado, seguro y digno. Taínos, egipcios, etruscos —entre muchos otros— rendían culto a sus antepasados. Estas ceremonias eran oportunidades para re-visitar el legado, celebrar la memoria. Las celebraciones eran elaboradas o sencillas, dependiendo de los recursos económicos del fenecido. Mientras más recursos mejores chamanes, más joyas, mejores embalsamadores, pirámides más grandes, más ánforas, más mujeres en la fosa... En fin, un rito fúnebre con mucha pompa era, y sigue siendo, una señal positiva de estatus social. Una solemne y sublime ceremonia no es la única motivación detrás de estos actos.

Pudiéramos pensar que los ritos en la actualidad ya no tienen tanta importancia — particularmente si nos dejamos llevar por el filósofo británico Herbert Spencer; famoso por su agnosticismo y considerado, en muchos círculos académicos, como predecesor de Charles Darwin. Según el pensador positivista (Spencer), evolucionamos culturalmente, pasamos a otros estadios, etapas en las cuales la religión y la superstición no formarán parte de nuestra cosmogonía; como si las creencias religiosas fueran training wheels ideológicos —necesarias para alcanzar el máximo potencial humano. No obstante, si el filósofo estuviera vivo hoy día, y se diera la vuelta por la isla, se vería obligado a revisar su concepción evolucionista —tendría que re-escribir muchos de sus textos antropológicos.

En Puerto Rico —y afirmo lo siguiente con cierto nivel de incertidumbre— la gente está convencida de que los relámpagos y los vuelos de pájaros no son augurios divinos. Sin embargo, en algunos sectores marginados de la sociedad puertorriqueña —en pleno s. XXI— se ha visto una incipiente afición por elaborados o "creativos" ritos fúnebres. Y es que en los últimos dos o tres años, la isla ha visto un fenómeno cultural con precedentes milenarios, pero en el contexto contemporáneo y post-industrial adquiere —con razón— un matiz macabro.

Los periódicos del país, capitalizando en el morbo y el derramamiento de sangre, han hecho públicas imágenes perniciosas que generan todo tipo de reacciones. Muchos han sentido vergüenza, pena, coraje —entre otras emociones. Inclusive, estas imágenes han dado paso a discusiones en torno a la cafrería, las desventajas económicas, los caseríos etc.; pues es evidente el siguiente hecho: los muertos senta'os, en motora, para'os o en ambulancias no están enterrados en el cementerio Santa María Magdalena de Pazzis; no tienen de vecinos a gobernadores gringos, mártires nacionalistas, escritores, artistas o empresarios con coloridos apellidos.

Estas nuevas re-lecturas a velorios, además de generar todas las reacciones antes mencionadas, bien pudieran ser indicadores alternativos que contribuyan a dar cuenta de la cultura de violencia en la isla — más allá del obsesivo récord de muertos por asesinatos. Estos ritos se llevan a cabo en un contexto marcado por violencia y precariedad. A este problemático escenario también se le añade una suerte de reacción colectiva — un reflejo autómata, irremediablemente imbuido en nuestra cotidianidad—siempre dirigida al vacilón y al tripeo. La reflexión en torno a estos nuevos ritos es nula, pues nos resulta extremadamente tentador —incluyendo a Kenneth McClintock— bromear con los ritos funerarios de los abyectos, pero no necesariamente inocentes víctimas, razón por la cual entendemos permisible el vacilón.

Y aquí me remito a las preguntas sugeridas al comienzo de este escrito—que son las que menos atención reciben en los medios locales de comunicación: ¿por qué hay ritos?; ¿por qué están ocurriendo estos "velorios creativos" en Puerto Rico? Por fortuna o por desgracia, ya tenemos cuatro velorios creativos, y no me sorprendería si surgen más, ya que estos ritos-espectáculos prometen ser una lucrativa gesta mortuoria. Por lo tanto, es posible gestar el esbozo de un hilo unificador entre éstos. Al ver los cadáveres —embalsamados de forma alternativa, por así decirlo— participamos de una exhibición en la cual se reclama el reconocimiento; se pide la atención del público: "Aquí estamos, no se erigirán bustos a nuestra memoria, tampoco habrán marmóreos monumentos acariciados por la brisa del mar, pero aquí estoy, mírenme, también soy digno."

Estos ritos posmodernos no pueden separarse de una curiosa teatralidad motivada por la sed de reconocimiento; fruto de una mezcla entre voyeurismo, morbo y "mis cinco minutos de fama, aunque sea después de muerto." Falta mucho por contemplar en cuanto a este fenómeno, pues es uno reciente, y aunque en la cultura puertorriqueña se ha tratado el tema del velorio anteriormente, no resulta cómodo hablar de esto. No sorprende el hecho de que se hagan bromas, hacer light el discurso.

Como una especie de antídoto a nuestra nueva adquisición cultural, los dejo con el trailer de la película japonesa Departures (Takita, 2008). Aquí se presenta una alternativa opuesta a lo que representan los nuevos ritos fúnebres puertorriqueños, ya que es una celebración típicamente japonesa: llena de ritual, poesía y sensibilidad estética. Aun así estas prácticas fúnebres, con siglos de antigüedad, no dejan de ser controversiales:

jueves, 21 de julio de 2011

Fortuño, la educación científica y la torta.

En la edición del 17 de julio de El Nuevo Día, se redactó un breve y casual reportaje sobre Luis Fortuño y su participación en la reunión anual de la Asociación Nacional de Gobernadores (NGA - en inglés). En el artículo se menciona un comentario de Fortuño, relacionado a una sesión que abordó los temas de la educación, la economía y los retos contemporáneos:

"Fue bien interesante. Ella (Susan Hockfield*, presidenta de MIT) decía que hay que empezar desde temprano a lograr más ingenieros, más científicos, más matemáticos y menos gente de otras áreas por que ahí está la economía del conocimiento".

Soy maestro de ciencias y un currículo que integre estas materias es fundamental para desarrollar algo bien importante, algo que carecen nuestros líderes: una cultura científica. Como maestro de ciencias, también estoy comprometido con la noción de que es más importante desarrollar cultura científica antes que científicos. Lo interdisciplinario también juega un papel clave en cualquier diseño curricular— especialmente si se toma la cultura científica como objetivo fundamental. Por lo tanto, "...más ingenieros, más científicos, más matemáticos..." no necesariamente implica el desarrollo de dicho objetivo. Lo que implica es un adiestramiento técnico —posiblemente escindido de consideraciones éticas— que dista mucho de lo que se entiende por una genuina educación universitaria. Si bien es cierto que el mandatario hace una mención, a vuelo de pájaro, sobre el "innovador concepto Da Vinci"; queda claro que el científico, ingeniero o matemático con el sello de aprobación fortuñista, será un autómata — un robot dispuesto a obedecer todo aquello que abone a una "economía de conocimiento"; whatever the fuck that means.

Cierro mi rant compartiendo un vídeo** que también saltó a mi mente cuando leí el artículo. Es la primera de tres partes y lo considero un buen vehículo para contemplar la relación entre la ética y el quehacer científico:



* Me parece problemático el comentario de Fortuño, ya que la filosofía educativa de Hockfield, según su breve biografía en la pagina de MIT, entra en conflicto con la frase "menos gente de otras áreas":
"She believes that MIT's strengths in engineering and science uniquely position the Institute to pioneer newly evolving, interdisciplinary areas and to translate them into practice. Together with MIT's traditions of excellence in architecture and planning, management, and the humanities, arts and social sciences, these strengths will allow the Institute to continue to develop powerful solutions to our era's greatest challenges."
** The Milgram Experiment.

martes, 19 de julio de 2011

El Profesor


En una habitación pequeña y atiborrada de cosas, la cama es la propiedad más notable y está justo en el centro; como protones y neutrones de un anacrónico modelo atómico. En ella duerme un hombre que aparenta estar en una eterna condición de adolescente, un Man-Child.

Hay un pequeño librero barato y de dudosa calidad; tupido casi a reventar de libros. Hay viejos, nuevos, robados, comprados, regalados, prestados, nunca devueltos, atesorados, leídos, a medio leer, abiertos, marcados, olvidados, re-visitados, algunos cuidados, otros maltratados, con hongos, de filosofía, ciencia ficción, poesía, mecánica cuántica, algunos entendidos, otros para aparentar erudición, para sobar un magullado ego, un Corán (en español no es el Corán, nunca lo será; es y siempre será - ante los ojos de un fundamentalista - una interpretación), sobre 3,000 páginas de Proust, un centenario Quijote, Beats, Allan Moore, Kierkegaard, una incomprensible sinópsis heideggeriana, un flaco y amarillento Unamuno (su primera experiencia con el existencialismo), Gaarder y su Sofía descansan encima de un 2666, Huxley pillado entre un Derrida ignorado y un idolatrado Mito de Sísifo (Camus fue el protagonista de una surreal fantasía sexual en su adolescencia), un Idiota, una compilación bilingüe de poemas de Baudelaire (a medio leer), un Bukowski dos veces devorado y en inglés, cuentos borgianos...

La vejiga del hombre es el reloj despertador que cualquier relojero —ya sea uno suizo o el mismo Einstein— quisiera poder fabricar. Su exactitud y precisión son impecables. El reloj somático ya ha 'sonado' tres veces: una a las seis de la mañana, otra a las 12 del mediodía, y ahora a las tres. Él lleva seis semanas sin salir de su casa, y muchas más sin atender su aseo personal. Un día en su vida, según él lo percibe, es una semana en la de cualquier otro. Cuando ya no quedan muchas ganas de vivir, los días son más largos. Una broma de mal gusto, vía el constante girar de un planeta al que le tiene todo el desprecio posible. Sin embargo, lleva como un mantra un bello aforismo borgiano: "El tiempo es una necesaria perplejidad."

Al lado derecho de la cama se encuentra una mesa de noche con un amplio registro de ansiolíticos, anti-depresivos, inmunodepresores, marihuana y el talonario del último cheque de su trabajo: $96.47 por 14 horas trabajadas. El trabajo fue una fugaz condición de proletariado que se hizo insoportable.

Tragó amargamente la humillación por una minúscula fracción de tiempo, en comparación con las múltiples décadas que su noble padre soportó: "Gané el dinero suficiente para abastecerme de lo que necesito." El dinero ganado con su cuerpo tiene un uso diferente al que su padre le dio 30 años antes. Fue un remedio financiero para atender las exigencias inmediatas de la sobrevivencia, ya que perdió su respetada posición como académico.

Sentado en la cama, y sintiendo una fuerte presión de fluidos en su vejiga, abre un cajón de la mesa de noche y saca una caja que simula una Biblia Gutenberg del s. XV. La Biblia guarda una pipa Peterson de medio siglo de antigüedad (que ya contenía yerba) y un encendedor de plata con un grabado latino que lee: "Lux Æterna". Toma la pipa y la enciende. Da una fuerte inhalación y aguanta el humo en sus pulmones. Lo aguanta todo el tiempo posible, aunque el efecto narcótico de la planta no es el mismo. Ya perdió su llamativo y brillante color verde. Desaparecieron los cristales, producto de técnicas hidropónicas, y la pegajosidad resinosa se evaporó — todas estas deseables señales de calidad. Le llaman Wake and Bake a lo que acaba de hacer. Pero él sabe que nada tiene que ver con despertar. El cínico rito cuasi-sacramental satisface, de forma incompleta, sus pulsiones mágico-religiosas.

Una vez el contenido del humo inunda su sistema, se levanta de la cama y se dirige al baño. El eco de sus desechos fluidos reverbera y acaricia la superficie curva de la taza: "Cuando meo hago música." Termina de mear. Se dirige a la sala de su hogar —un anejo audiovisual a su cuarto/biblioteca— y con una vacua expresión en la cara se deja caer un polvoriento sofá.

El hombre se encuentra rodeado de textos. Este hecho hace notable su soledad: una suerte de auto-indulgencia misantrópica, acompañada por las voces de Kinsky, Jodorowsky, Delon, Mifune, Bardot, von Sydow... En fin, una larga lista de sujetos que son objeto de la cámara, ese ojo perfecto que también es la garganta de poetas como Kurosawa, Herzog, Tarkovsky, Bergman, Kubrick, Godard, Buñuel, Zulueta, Arrabal... Su casa pudiera ser la cueva de un ermitaño, o el Olimpo de dioses que crearon universos con celuloide, luz, absurdo, sangre y la condición humana.

El cine y los libros tienen todo lo necesario para hacer de su hogar una utopía de ensueño. Ha logrado conseguir la fórmula perfecta para hacer posible su misantrópica y museística utopía; que también es, paradójicamente, humanista. Él es súbdito y Rey. El Otro no invade su espacio. No hace falta más nadie en su reino. Ha estudiado hasta la saciedad a los ascetas de muchas culturas para poder manejar sus apetitos e impulsos--

"No hay que ser un monje. No son necesarias las artimañas metafísicas, barbarismos o irreversibles mutilaciones para hacerse dueño del áureo reclamo de poetas y chamanes: poder oír a los dioses. Quiero ser Hermes, no un poeta. Sólo quiero escuchar a los dioses. No quiero compartir con nadie sus secretos. Odio mi lengua. Aborrezco los oídos de los otros. Sólo amo el texto."

Al perder su cátedra en la universidad, ya no le queda excusa alguna para tener contacto con la sociedad. Se deshizo de su móvil, la línea terrestre y el internet. Se abasteció de medicamentos. Lo único que lamenta es no tener una fuente continua de la psicotrópica planta.

Aun así tiene todo lo necesario para evitar el contacto con otros seres humanos. Un deseo que estaba planificado para su retiro, pero el rector adelantó su plan. Su desprecio por las demás personas llevaba un aumento a cuenta gotas por décadas; gracias, en parte, a las pretensiones académicas de sus pares — reflejos de sus propias inseguridades. No quería seguir mirándose en los múltiples espejos barrocos de su Facultad. Éstos deforman su propio ser. Reflejaban su cinismo —del cual llegó a sentir orgullo y con el cual disolvió todos sus lazos con amigos y familiares— como una fea payasada, infantiles pataletas, arrogancia, narcisismo...

Sus colegas ya no eran personas. Eran gemaciones deformes de su propia subjetividad. Doppelgängers eruditos, zombis con Ph.D's. Debía escapar del insoportable absurdo que le resultaba su entorno profesional. Sentía un gran desdén por su condición burguesa. Nada le apasionaba y la palabra afabilidad perdió su significado. Ya no hay vuelta atrás.

La soledad y su paladar literario son sus únicos compañeros. Tiene todo para hacer lo que le resulta verdaderamente placentero: fundirse con las letras y el celuloide, diluirse en el lenguaje, y cuando su único placer se desinfle totalmente, gracias a su crónico aburrimiento por todo, llegará el momento oportuno para dejar de ser. Nadie se dará cuenta.