jueves, 9 de septiembre de 2010

Poiēsis y Paideia



"(....) el florecer de una flor, el salir de una mariposa de su capullo,
la caída de una cascada cuando la nieve comienza a derretirse".

- Martin Heidegger; sobre la poiēsis (crear).

Somos occidentales del Caribe en el siglo XXI. El eco de la voz musa reverbera en nuestra actualidad, gracias a un legado clásico, vía Castilla. La herencia de Grecia aún la percibimos en lo que entendemos por musa, aunque ignoremos la esencia etimológica de palabras como museo y música.

Existen vestigios clásicos que todavía conservan lustre. Se puede apreciar la tenue luz de palabras como museo y música. Se puede apreciar la polvorienta esencia de la creatividad. No seria ridículo considerar la cursilería de 'la vida como arte'. El estrábico existencialista marxista suena a música.

Crear y manipular las creaciones, ya sea de forma técnica o poética, nos hizo humanos.

Tenemos un difícil camino si queremos ser creativos. El cinismo (no el de Diógenes) nos jodió. La humanidad se mecaniza y no toma responsabilidad y conciencia de la transición. El vestigio de luminosidad actual debe ser suficiente para revelar residuos de humanidad. Crear, como concepto, evocó un optimismo que sedujo a Comte y a Spencer. Muy pocos se atreven a negar este legado epistemológico. La modernidad tuvo triunfos y fracasos (ej. darwinismo social, la bomba de Hidrógeno, fascismo, capitalismo neoliberal, globalización etc.). Sin embargo, la explosión creativa del positivismo dejó libros como El Origen de las Especies y El Significado de la Relatividad.

Hay que tener en cuenta que el marco teórico positivista se debe conservar mientras se contempla la condición humana de la actualidad. Nuestra 'humanidad' aún no se pueden observar (medir) con un Large Hadron Collider. Somos maestros. La transmisión de valores humanísticos sigue siendo un imperativo moral (hostosiano o kantiano). Confieso que también quiero conocer la musa de Freire.

Es importante contemplar una actualidad que empieza a carecer de flexibilidad, tan necesaria para el desarrollo del arte y la ciencia. El enmarcado positivista necesita una revisión. La ciencia debe continuar como una gestión creativa (también me atrevo a decir artística).

La mecanización de las relaciones interpersonales (presagio marxista) es fácil de notar. El desarrollo técnico, que produce un alto caudal creativo, también puede deshumanizar.

El arte y la ciencia son dos caras de una moneda. Son gestiones humanas que se nutren de la creatividad, tan útil para sosegar la ansiedad que provoca existir. La ansiedad es ancestral; ya que las musas también protegieron a los paleolíticos pintores de las Cuevas de Altamira. El hombre lleva aliviando su condición con arte desde tiempos inmemorables. El arte y la creatividad son parte de nuestro legado antropológico; aunque sea difícil definir la palabra musa.

Musa, en la actualidad, elude una significación. Para entender el significado del concepto, hay que revisar la historia de forma dialéctica. La memoria es fundamental para explorar el concepto, pues el nombre de la madre de las musas es Mnemosina (memoria en griego).

También es necesario contemplar la actualidad como una entidad rápida y dinámica. Los 'upgrades' del mundo digitalizado se pueden utilizar como metáforas para interpretar nuestro entorno.

Reconozco que un pie en el pasado y otro en el presente suena poético y sacarino. Aún así, creo que ésta es la condena del hombre moderno. La condena es más difícil para el quiere enseñar de forma creativa y alternativa.

No podemos detener el tiempo, pero si podemos observar mejor para poder percibir el canto de las musas. La memoria que tenemos de voces que nos recuerdan a musa, puede ayudar a entender la esencia de la palabra.

i. Música (μουσική, musĭca):

Según la RAE: 1) la palabra música está relacionada con conceptos como melodía, ritmo y armonía. 2) El diccionario también sugiere la combinación de los conceptos. Melodía, ritmo y armonía también es sugerida como 'una sucesión de sonidos modulados para recrear el oído'. 3) La RAE indica que la música se produce a través de medios. Estos instrumentos pueden ser vocales o técnicos. La tecnicidad y manipulación humana de instrumentos, específicamente diseñados, crea la música.

El cuarto significado se puede leer como una síntesis de los tres anteriores:

'Arte de combinar los sonidos de la voz humana o de los instrumentos, o de unos y otros a la vez, de suerte que produzcan deleite, conmoviendo la sensibilidad, ya sea alegre, ya tristemente'.

Para mí; la música es la voz que sale de las gargantas de las musas. Ellas eran el entretenimiento de los dioses y los héroes. Cantaban y bailaban para ellos.

El arte (en este caso; la música) funciona como un vehículo de la memoria. Lo que recordamos de las musas como entretenimiento de los dioses; hace posible que la manipulación armónica, rítmica y melódica de sonidos sea música. Esta manipulación inspirada no es otra cosa que creación.


ii. Museion (μουσεῖον, musēum):

Lo poco que queda de belleza y de audacia humana se pierde en una memoria que no muchos quieren revisitar. A veces se perciben destellos de belleza y creatividad en la actualidad, pero son fugaces. Los vestigios opacos del pasado, y los brillantes (pero fugaces) tótems de la actualidad, se encuentran en los museos.

España tiene muchos de los mejores y más prestigiosos del mundo. El más prestigioso museo de arte asiático en las Américas se encuentra localizado en San Francisco California. El Baquiné de Campeche se encuentra en el Museo de Arte y Antropología de la Universidad de Puerto Rico. My First Time with Obama (Osvaldo Budet, 2008) se encuentra en el Museo de Arte de Puerto Rico en San Juan...

¿Qué es un museo? Para mí, un museo es la morada de las musas. El refrescante oasis de Wilde y Baudelaire. Además de arte, también albergan materialismo dialéctico. En los museos podemos dialogar con creadores y creaciones, arte y poesía o ciencia y tecnología (ej. Museo de Historia Natural de Nueva York).

La morada original (y originaria) de un ser humano es el útero de su madre. En el caso de los dioses griegos tampoco es diferente. La morada de las musas, protectoras y guías de la creación humana, es el Museo. No podemos hablar de museos sin hablar de memoria. Tampoco podemos hablar de memoria sin hablar de Mnemosina, la madre de las musas.

iii. La musa, el docente y el adolescente:

Los conceptos música y museo, fueron descritos según mi ingenua concepción. ¿Con que fin? El significado de la palabra musa, hoy día, es difícil de describir. Tengo una idea del significado según mis pasivas experiencias con el arte; particularmente el literario, musical y cinematográfico (cada una de éstas en sus modalidades clásicas y posmodernas).

La actualidad tiene todos los elementos para poder generar una sed por conocer. Se encuentran todos los factores alineados para sosegar las ansiedades creando. Ya son evidentes muchas explosiones creativas en la tecnología digital. El arte también se alimenta de las circunstancias de la época. Aunque se perciba una mecanización, siempre hay creaciones y creadores.

Nuestra época provee un campo fértil para que germine la creatividad. Muchas corrientes de pensamientos se entretejen. Se presentan argumentos que vinculan la creatividad con las teorías cognitivas, filosóficas y sociológicas. Las musas también dialogan con la academia.

En este escrito me adhiero (siempre consiente de la posible escisión) a la concepción del conocimiento como construcción. Un diseño mediado por la interacción de sujetos con objetos. Por lo tanto, la creatividad y la transmisión de valores estéticos se deben percibir a través de lo que entendemos por cultura. El maestro tiene la responsabilidad de transmitir esta cultura, ya sea científica o artística.

Las sensibilidades éticas y estéticas del docente facilitan el proceso de construir conocimiento. El maestro puede disponer de una creativa enseñanza para poder estimular un ímpetu creativo en el estudiante. Una enseñanza creativa puede producir un sujeto con la necesidad de aprender creativamente. Para un estudiante con esta condición, la palabra musa no debe ser un críptico código.

Para el resto de los estudiantes, el código esta a medio decodificar. Muchos pueden tener las herramientas para generar una gestión creativa. Sin embargo, son pocos los maestros que pueden tomar la responsabilidad de guiar, nutrir y proteger el ímpetu creativo del estudiante. La didáctica puede tomar un giro a la mecánica fabricación de 'mentes' autómatas. La alternativa pudiera disponer de una creatividad sistemática en la formación de mentes autónomas, que puedan aspirar a la emancipación.

Los maestros como musas en lugar de 'baby sitters' glorificados:

-


‘LA’ maestra/musa:

Tengo una tía que es maestra. Tiene sesenta y pico de años. A mi tía le molesta reconocer su edad. Es anacrónica y marmórea. Es mi tía, hermana de mi madre. Su risa es numinosa música. También es sublime. Es popular, hija de una muñocista. Fácilmente atemorizada por el pavor religioso. Es una jodienda. Sus estudiantes le temen y le aman. Pudiera ser ideología metafísica.
-

Se ha sugerido el significado de musa como una interpretación de palabras con orígenes etimológicos en común. Museo y Música funcionaron como herramientas para gestar una interpretación el concepto.

El párrafo relatando la tía como musa, trata de sugerir una curiosidad metafísica. La palabra musa no puede adquirir un significado, si no se incluye que las musas enamoraron a Kant con idealismo. A tal extremo, que no les quiso ser infiel. Nunca se casó. La metafísica era su amante.

El vínculo entre femineidad de Oriente y la esencia de las musas no se debe perder de vista. Hay que apreciar el matiz matriarcal y metafísico que evoca la palabra.

Mi musa profesional es femenina y terrible como una divinidad oriental. También es categórica y férrea como el imperativo kantiano.

Parvati, idealismo moral, maestra y tía. Todos son epítetos de mi musa pedagógica.

La musas (ya sean ideas o sujetos) aún seducen al ser humano a crear. El ser humano que crea, ama el resultado de su creación (aunque nunca pueda percibirlo).

La Civilización Occidental descansa en los brazos de la Ilustración. La Ilustración se acerca al Posmodernismo con la Civilización Occidental en sus brazos, y le pregunta: ‘¿Puedes resucitarla?’ El Posmodernismo le dice: ‘Veré lo que puedo hacer’.

La Civilización Occidental resucitó para darse cuenta, nuevamente, que olvidó el legado de Grecia. Siempre insistió en ignorar su mancha de orientalidad. La mancha de plátano de la Civilización Occidental es el Mediterráneo.

El polvoriento fresco de las musas es oriental, y la humanidad que mira la obra es inmune a los encantos clásicos.

Todas estas manifestaciones emotivas son inevitablemente mías. Este escrito tiene como propósito explorar o contemplar el significado de una palabra que, poco a poco, pierde su carácter mántrico.

Este, casi imperceptible, mantra es necesario para educar. Guiar nuevas generaciones, a través de selvas digitalizadas, es una responsabilidad moral. En la gestión pedagógica se debe creer en la posibilidad de iluminar. La utopía se le debe contar a la nueva generación para que pueda resistir un embate distópico.

La luz que la selva digital tapa se debe contar como la voz de las musas:

"Las musas nos piden que seamos creativos para despertar de la pesadilla...
La pesadilla de ser un adolescente en esta época. Debo ser creativo para poder darme cuenta de la belleza de la palabra libertad."

Es bien difícil contemplar la esperanza en el futuro. No obstante, la memoria de las musas me motiva a crear utopías. Quiero enseñar poéticamente. Quiero transmitir la razón que sus padres parecen ignorar. Quiero enseñar de forma creativa y alternativa.

Las musas, como introducción al curso, me parecen pertinentes. Yo (a los 30 años) soy un adolescente que se atreve a tratar de crear. La poesía es un tótem que llevo en mi mano izquierda. Me gusta contar sobre la luz que se filtra través de las ramas digitales. Me gusta crear y me gusta enseñar. Quisiera exponer al adolescente los triunfos epistemológicos. A través de películas y literatura de ciencia ficción, quisiera advertir sobre la distopía. El arte como medio para despertar de una pesadilla.

El adolescente pudiera despertar con la idea de crear...


Referencias en la red:

- Música (2010). En Dicccionario de la Lengua Española (Real Academia Española). Tomado de http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=m%C3%BAsica

- Kirby, Alan (2006). The Death of Postmodernism. Philosophy Now. Tomado de http://www.philosophynow.org/issue58/58kirby.htm

Referencias bibliográficas:

- Conze, E. (1997). El budismo: su esencia y desarrollo. México D.F: Fondo de Cultura Económica.

- Gray, E. (2004). The Ultimate Encyclopedia of Mythology. London, England: Hermes House.