jueves, 15 de julio de 2010

Querida Academia:



Despertar de sentimientos combativos y revolucionarios hacia el mismo sistema que se hace llamar bálsamo y oasis de revolución y disidencia.

Hoy día mí generación que lucha al pie de la torre de marfil - dándole con la cara al jodío estado - también tiene que librar una lucha contra los que están al tope.

Muchos de mi generación (que pueden ser hasta diez años menor que yo) están jamaqueando los cimientos de la torre de marfil mientras reciben la macana. No se sabe si los cimientos de la torre bambolean a causa del movimiento generado por la fuerza de un impacto externo o interno. Es decir: ¡O luchan por que les dan o revolucionan por que piensan!

La torre de marfil no puede negar el jamaqueón. El estado ni siquiera sabe que existe una demacrada pero aun evidente democracia. Todavía contamos con el consuelo de que la academia conserva el desgastado legado de Pericles. Se merecen todo el respeto y hay que aceptar que muchos bajaron de la torre.

Tenemos mucho que aprender y la actualidad amenaza con Schatz y Fortuño (con una democracia de valores boricuas que cada día se parece más a una democracia de valores italianos, o fascismo a la Berlusconi, sin alusión a un plato de comida de un restaurante italiano avant gard).

El tiempo es una perplejidad que se hace cada vez más perpleja gracias a la híper tecnología. Las "distancias" entre las culturas se acortan. La clase media baja que se monta en un avión cada cinco años a vulgares destinos se puede beneficiar de "nuevas rutas" y "cortas distancias".

¡Gracias Oh Señor Internet! ¡Tus hijos post modernos, súbditos de Steve Jobs y Bill Gates, amenazamos con comerle el culo al autoritarismo naciente en esta actualidad fruto de su madre; la señora globalización: esposa del señor capitalismo neoliberal angloamericano!

Las ideologías se convierten en fetiches. Los fetiches en Dioses y los Dioses en bienes materiales. Eso lo sabemos gracias a la ideología hegeliano marxista; viva en nuestro legado. Todavía a los que están al tope les agradecemos a su más noble bufón, el hippie. Les agradecemos a Carl Sagan y a Lenny Bruce. Kerouac y Carlin son nuestros héroes.

Les agradecemos las ideologías infundadas que nos permiten adherir y modificar nuevas ideologías para darnos cuenta de que es futil eludir las ideologías. Les agradecemos sus cariños y ternura. Llevamos todas sus enseñanzas (religiosas, filosóficas y socioculturales) en el equipaje. Aún conservan lustre lingüístico. Aún son poieisis.

Confieso a veces suenan a música. A veces saben dulces, a veces amargas. A veces son razón, otras veces irracionalidad. Siempre están presentes y hoy día envejecen aceleradamente.

¡Nuestra generación tiene prisa! Se acerca una vorágine que nos hace desconfiar y temer. La incertidumbre y la confusión a causa de nuestra juventud desesperan. Ya no somos adolescentes. Somos los primeros universitarios del siglo XXI y los últimos del siglo XX. Pasamos por septiembre 11 y sabemos lo que pasó en la Europa de la primera mitad del pasado siglo.

Estamos bien educados. Sabemos que hubo fascismo. Sabemos que hay un Large Hadron Collider. Sabemos que es un gif. Sabemos quien es Zack Galiafinakis. Leemos a Kierkegaard. Hemos visto el largo bigote de Nietzsche en You Tube. Aprendimos a amarrarnos las corbatas por You Tube. Facebook nos deshumaniza. Ya la televisión aburre. Haití, Darfur, Irán y Afganistán; alarmantes "soundbites" bélicos. Se nos va a hacer mierda el planeta.

Estamos ineludiblemente asimilados y no nos importa. Somos "escoria post modernista".

Todavía queremos salvar el planeta pues conocemos el Mito de Sísifo de Camus. Aún recitamos poemas.

Por favor déjennos recitar. Déjennos cantar nuestras rockeras, reggaetoneras y raperas poesías. Déjennos decirles como vemos La Perla a través de los ojos de Residente Calle 13. Déjennos explicarles como entendemos la poesía Baudeleriana a través de la banda Fanfarlo. Por favor escuchen cuando les contemos de las barbaridades que salen en el programa Chapelle Show. Abran sus percepciones cuando les hablemos de Avatar. Entiendan por qué un iPad esta cabrón. No ignoren el peligro y la virtud del Internet. Observen a Lady Gaga.......

Por favor despierten al espíritu de la época actual. Vamos a traer un poco más de materialismo dialéctico. Vamos a olvidarnos de eufemismos y aceptemos que el socialismo comienza ser viable nuevamente. Perdonen nuestros "faux pas" lingüísticos.

Ya estamos trabajando nuestro propio triunfo. Ya empezamos a escribir nuestro manifiesto de emancipación.

Somos los universitarios anglo americanizados del año 2010. Somos estudiantes boricuas. Nos hacía falta la IUPI pues tenemos una utópica sed de libertad que la helena fuente de la academia ayuda a saciar.

Aún amamos a Grecia. La belleza es importante y lo racional tiene argumentos bastante persuasivos.

El existencialismo, PS3, comics, cine y la mecánica cuántica forman parte de un eterno desfilar de posibilidades que se desplazan a una increíble velocidad. Con tanto bombardeo de imágenes, el lenguaje se erosiona, cual vírgen marmórea de María Magdalena de Pazzis.

La convolución de ideas a partir de tantas posibilidades es inevitable. Es evidente la confusión gracias a la convolución conceptual; pero por favor tengan en cuenta que de las convoluciones proteicas origina la macromolécula Hemoglobina.

Necesitábamos de sus reconocimientos y regaños. Pero necesitamos más de nuestro novel ímpetu revolucionario para resistir el embate de las hegemonías tanto académicas como políticas.

No podemos pedir permiso para ser cojonus e hijos de puta (no me refiero a meter piedras en un bulto, ni tampoco a "Che-Marleys" que casi siempre son "Guaynabichos"). Tenemos que dar candela para poder seguir siendo revoltosos y poder evadir el carimbo de la academia y el látigo del estado. La irracionalidad y el absurdo son herramientas bélicas (armas) que podemos sacar nuevamente. Tenemos perspectiva histórica y late la posibilidad de que el látigo se cambie por
una pistola de aire:



Estamos caga'os pues nos toca luchar. El enemigo es una monstruosa hydra.
Necesitamos de sus consejos para cortar las múltiples cabezas que se originan del mismo tajo que ustedes dieron.