domingo, 25 de julio de 2010

Mi ingenua reseña crítica de: Inception (Christopher Nolan, 2010)


Nota: "Spoiler alert". Se recomienda la lectura de la reseña después de haber visto la película.

Inception es tremenda película. Es evidente un dominio de las teorías psicoanalíticas lacanianas y de la filosofía de Jean Baudrillard. La fractalidad de la narrativa deja claro una gestión literaria de carácter borgiana. Los paralelos con The Matrix son claros. Aún así, la sensibilidad estética es mucho más poética y literaria que la de los hermanos Wachowski (véase la reseña hecha por Diana Campo vía Arturo_Ulises en twitter)

Mas allá del dominio estético, el marco teórico de rigor académico y la tecnicidad fílmica, también es evidente el conocimiento y la apreciación que tiene Nolan sobre los géneros trabajados en la post guerra (film noir, heist films). Nolan trabaja magistralmente el género del 'heist' dándole una convolución refrescante e ingeniosa.

Los elementos básicos del 'heist' son trabajados: roles particulares para cada miembro del equipo y el 'robo' (que en este caso no consiste en el hurto de un objeto que ocupe una posición temporal espacial tangible) de una idea de valor subjetivo y objetivo.

Nolan lleva la narrativa familiar del filme 'heist' hasta cierto punto, pues se puede concebir la película como un 'anti-heist'. El equipo en vez de robar un objeto tangible, tiene que implantar una 'idea'. El robo al inverso, un Inception.

Espero con ansias la opinión de Žižek sobre esta trascendental película. Un faro de luz en la mediocre oscuridad fílmica que ha sido este verano. Inception es el 'tótem' que recuerda la existencia de la auténtica gestión cinematográfica.