miércoles, 21 de julio de 2010

Antagonías Celestes

El primer Dios, la original Causa Originaria, el gran emisor de partículas que también son ondas. No me es posible mirar tu cara. Castigas con un aumento descontrolado en la energía cinética de las partículas que me rodean y de las que estoy hecho. Eres un férreo padre.

Ladrona de luz, halas el mar. De la noche eres disidente. Tu hurto me guía en la oscuridad. Luz robada para ser regalada. Eres Robin Hood hecho satélite. Me es posible ver tu cara. No hay fotofobia pues iluminas sin deslumbrar.

¿Se ha dado cuenta Helios que robas de su fuego para transmutarlo a poesía lumínica? ¿Sabrá el Sol que me acaricias todas las noches con una luz que no te pertenece?

El gesto de compasión lunar me hace de la noche un hijo. La violencia luminosa del Sol me hace del día un desertor.