lunes, 17 de mayo de 2010

Writer's block.

Se tiene la voluntad y el deseo de gestionar ideas enmarcadas por un solo sistema ideológico pero los recursos se hacen cada vez más etéreos. Lo que en un momento fue un dinámico caudal de ideas, se puede convertir en un débil y lento manantial.

Existe la posibilidad de que las estructuras cognitivas adquieran rigidez. En estos momentos no me es posible indicar la razón por la cual lo que se conoce como inspiración adquiere un carácter pétreo. Esta rigidez cognitiva se adhiere al sujeto de forma tóxica. No resulta tarea fácil identificar el antídoto y resulta igual de difícil identificar la causa generadora de eventos necesitados de antídotos.

La cognición humana tiene límites. Estos están dados por fronteras psicológicas (ansiedades, miedos) y fisiológicas. También le resulta inevitable al sujeto interactuar con el otro. Por lo tanto es inevitable considerar la intersubjetividad como un evento que genera inspiración, pero también esta condición obliga al sujeto a poner en segundo plano aspiraciones creativas que se nutren de una perspectiva egocéntrica. El marco conceptual que constituye el ser tiene como ineludible necesidad, imbuirse de actualidad externa.

La actualidad que enmarca las condiciones afectivas y cognitivas del sujeto también puede determinar la naturaleza de los eventos que provocan una merma en el flujo de ideas, o que simplemente obligan al individuo a ampliar su marco teórico y por ende su percepción. Esta actualidad hace posible que las ideas adquieran un desplazamiento que en ocasiones puede aparentar ir en contra de la voluntad del individuo, ya que resulta cómodo estar adherido a una percepción o visión de mundo familiar. Tanto en el ser como en la sociedad se dan batallas ideológicas.

Pueden surgir eventos que tengan como resultado un ineludible desvío de la gestión creadora, teniendo como resultado un origen de problematizaciones que a su vez generan nuevas motivaciones creadoras. Estos eventos son de carácter significativo tanto para el individuo como para el colectivo, haciendo caprichoso y frívolo lo que en un momento fue razón de ser y sosiego (ej.: continuar con una actividad de carácter creativo e individual o participar activamente de eventos pivotales en la actualidad inmediata).

Una vez se identifica la dificultad de seguir creando dentro de un solo enmarcado conceptual, se hace evidente la posibilidad de que el caudal reducido a manantial se extinga. No existe una posibilidad más aterradora.