domingo, 9 de julio de 2017

Diana, Júpiter, Byron & Tambora

Lo compré en Athens, GA, c. 2014
Hablar de Byron & no mencionar a Ada Lovelace--su hija--es un crimen; más aún si estamos en pleno siglo veintiuno. Si no fuera por Lovelace, Charles Babbage no sería hoy uno de los padres de la computación. En fin, le doy gracias a Byron por Lovelace; quien ayudó a Babbage, éste inspiró a Turing--& aquí estamos: leyendo un blog de Blogger, acabándose la segunda década de un nuevo milenio.

Tiene 135 años; es la cosa más vieja que hay en mi casa
Para hablar responsablemente de Lovelace, hace falta un post a parte. En este comento sobre Byron & el cielo; pues hace 200 años, el poeta tenía sobre su cabeza los vésperos que observó Galileo; pero con una diferencia--en el otro lado del mundo Tambora prendió su caldera como ningún otro volcán en la historia. Esto ocurrió el 10 de abril de 1815. Los efectos de la erupción cargaron la atmósfera por 3 años; sus entrañas refractaron luz de Luna & Júpiter--
So impressed was Lord Byron that he devoted three stanzas to a spectacular evening twilight that he observed in Italy during August of 1817. "The Moon is up..." he wrote in the fourth canto, published in 1818, "…A Single Star is at her side." The stanzas hold enough clues to link the scene to the real events that inspired it—including the massive 1815 eruption of Tambora in Indonesia.
Mte. Tambora en Sumbawa Island, Indonesia (vía USGS Landsat, 2005). 
Byron y su amigo, John Cam Hobhouse, se encontraban en Veneto. 
En el cielo estaban la diadema de Diana & una 'estrella'--
"Wednesday August 20th 1817: Ride with Byron.  Return over the other side of the river from Dolo … Riding home, remarked the moon reigning on the right of us and the Alps still blushing with the gaze of the sunset.  The Brenta came down upon us all purple – a delightful scene, which Byron has put in three stanzas of his “Childe Harold.”
El profesor y astrónomo de la Universidad de Texas, Donald Olson, aplicó algoritmo & búsqueda para detectar cuerpos cerca de Luna. Olson determinó que la estrella de Byron era Júpiter.  Este verano no tendrá cielos púrpuras--no hay partículas de Tambora reverberando la atmósfera--pero veremos la cresta de Diana y el Rey de Los Planetas


Byron vivió en la Villa Foscarini, canal del Brenta, en La Mira
h/t aquí & aquí

sábado, 1 de julio de 2017

Caldo de Hipocrene (Ed. Disonante, 2017)

Adaris García, diseño & montaje; Manuel Almeida, editor. 
     Aunque inmerso dentro de la ciencia ficción, Caldo de Hipocrene de Miguel C. Adrover Lausell, goza de una libertad monstruosa que le permite desplazarse por distintas rutas (tangibles y metafóricas, de categoría y registro, de lo real y lo imaginario, de forma y contenido, de palabra y música, de poesía y ciencia, del futuro y del pasado, de tiempo y espacio) que va destruyendo a la misma vez que las construye. 
     Este Caldo se lee o se bebe, que aquí es lo mismo, a tres tiempos y de muchas formas: en un 2015, en un 2017 y en un 2077 que giran alrededor de la sed/sequía/escasez que hay, que habrá y que hubo en Puertorro. Las voces se confunden y no sabemos quién ni cuándo ni de dónde se nos transmite. Bien podría ser Miguel Adrover Lausell, ente atemporal, emisario de los tiempos y autor en propiedad del libro o muy bien podría ser Pitia Ω, la primera inteligencia artificial que hackeó o que hackeará o que ahora mismo está hackeando la computadora de nuestra Vía Láctea. En casos como estos, lo que realmente importa es el mensaje y este llega en alta definición. 
     Con Caldo de Hipocrene Miguel Adrover Lausell se abre paso dentro de las letras puertorriqueñas.
     -- Juanluís Ramos, autor de Reyerta TV y Shadowplay.

Libros ACLibrería Laberinto & La Mágica tienen Caldo de Hipocrene. Aquí se puede conseguir desde cualquier parte del mundo. Tengo 15 copias firmadas a 15 dólares c/u; acepto ATH Móvil & cubro el costo del shipping (solamente en PR). Muchas piezas del poemario tienen links que llevan a Spotify; recomiendo Google Chrome para manejarlos. 

Abajo están todas las canciones que aparecen en el libro--

jueves, 22 de junio de 2017

Les liasons dangereuses (Roger Vadim, 1959)

R. Vadim se casó con Brigitte Bardot & Jane Fonda; dirigió Barbarella
Les liasons dangereuses no es la favorita de muchos, pero se filmó a finales de los 50.
Estaban pasando muchas cosas cabronas en el jazz. La película, basada en una novela del 1782, cogió pon con Art Blakey & Thelonious Monk
The film centers around Valmont and Juliette de Merteuil, a married couple who aid each other in pursuing extramarital affairs. "Pannonica" scores the scene in which Valmont first meets Cécile, the young woman who becomes his newest pursuit. As their eyes meet, the music enters. While Monk's dissonant blue notes suggest Valmont's darker character, saxophonist Charlie Rouse truly sets the tone for the song, tapping into his tenor's reedier sonorities to underscore Valmont's seedy intentions. "Pannonica" hints at the delight and despair to come, as Monk's twisting blend of bitter melancholy and sweet romance sets the tone for the rest of the film and the rest of the score. Vía NPR


Dangerous Liasons; dirigida por Roger Vadim:



h/t

lunes, 19 de junio de 2017

CREÍA YO, un poema de Macedonio Fernández

Aquí
No a todo alcanza Amor pues que no puede 
romper el gajo con que Muerte toca.
Más poco Muerte logra
si en su corazón de Amor su miedo muere.
Más poco Muerte logra, pues no puede
entrar su miedo en pecho donde Amor.
Que Muerte rige a la Vida; Amor a Muerte.

[][][][]

Aparece en Poemas, Macedonio Fernández;
Ed. Corregidor, 2013.

martes, 6 de junio de 2017

Sharkey's Night (Laurie Anderson/William S. Burroughs)

Abe Frajndlich 1984/2013 (vía)
Sun's going down. Like a big bald head.
Disappearing behind the boulevard. (Oooeee.) It's Sharkey's night.
Yeah. It's Sharkey's night tonight. And the manager says: Sharkey?
He's not at his desk right now. (Oh yeah.) Could I take a message?

And Sharkey says: Hey, kemosabe! Long time no see.
He says: Hey sport. You connect the dots. You pick up the pieces.
He says: You know, I can see two tiny pictures of myself
And there's one in each of you eyes. And they're doin' everything I do.
Every time I light a cigarette, they light up theirs.
I take a drink and I look in and they're drinkin' too.
It's drivin' me crazy. It's drivin' me nuts.

And Sharkey says: Deep in the heart of darkest America.
Home of the brave. He says: Listen to my heart beat.
Paging Mr. Sharkey. White courtesy telephone please.*

*Lyrics vía

lunes, 5 de junio de 2017

whendovescry.exe


Have you cried for anything lately?
Entonces busca algo que valga la pena;
Recuerda que Magdalena 
Era la mejor Apóstol.
Apuesta a que bajarán por tu cara;
La pedrá que está pal perro….
Busca las mejores máscaras;
Siempre con gafas en la cara.
Dale sordina a las cuerdas de tu plectro;
Afina los sensores—dale oído al piso.
Blues no siempre es tragedia;
Dale break a la comedia—








jueves, 1 de junio de 2017

Un poema de El universo de cosas con que quedarnos (Guillermo Rebollo-Gil, 2017)

Se compra aquí
Crónica de no soy el único*

Soy freak de las edades de muerto de mis héroes. A manera
de ejemplo, cumplo 36 el año próximo--la edad que tenían
Alejandra Pizarnik y Bob Marley cuando murieron. Mis 
40 serán de Frank O'Hara. Los 46 de David Foster Wallace,
Héctor Lavoe y ahora Phillip Seymour Hoffman. Maelo
murió con 55. Cuando mataron a Tupac Shakur, a sus 25
años, Quincy Jones dijo:

"The tragedy of Tupac is that his untimely passing is
representative of too many young black men in this country....
If we had lost Oprah Winfrey at 25, we would have lost a 
relatively unknown, local market TV anchorwoman. If we 
had lost Malcom X at 25, we would have lost a hustler named 
Detroit Red. And If I had left the world at 25, we would have 
lost a big-band trumpet player and aspiring composer--just a
sliver of my eventual life potential."

Con dos años más, Tupac hubiera muerto demasiado
temprano, junto a Jimi, Janis y compañía. Ante la muerte de
Hoffman--quien tuvo dos décadas de vida más que Tupac,
una más que Pizarnik y Marley, y seis años más que O'Hara--
siento que veinte años hacen que uno haga las paces con
la vida en tanto y en cuanto, con el tiempo, aprende a
reconocer que ella te ha hecho posible conocer las obras, los
prayoectos y haceres de gente talentosa y bella. Pero entonces
la muy sucia te los quita y uno comienza a desear no haber
llegado a la edad de Jimi, de Janis y compañía. De momento,
llegar a tener la edad de Maelo se torna en algo descabellado.
Creul.

A mí me gustaba cuando Hoffman se rascaba la cabeza y
cuando sus personajes pasaban trabajo para decir algo que
supone ser muy fácil de articular pero que a la mayoría
nos cuesta hacerlo. En eso consiste el arte, supongo--en
diminutos actos de solidaridad, seguidos de algo maravilloso.
La vida es el opuesto al arte. Consiste en diminutas pérdidas,
seguidas de una más grande. 

*Aparece en pp. 25-26 de El universo de cosas con que quedarnos;
Publicado por Ed. Disonante, 2017.